Entrevista a Míriam, una mamá salvadoreña en Múnich: Los frutos de la educación bilingüe en la infancia encontrados en la adolescencia


Nombre: Míriam Hunfeld
País: El Salvador
Número de niños y edades: 2 hijos, 18 y 15 años
Vive en Múnich desde: Julio 2016


¿Qué época del año te gusta más en Múnich?
Sin duda, en verano.

¿Qué sitio en especial te gusta más para disfrutar esta época del año?
No he terminado de conocer todo Múnich, pero me encantan los parques y los castillos. Igualmente los museos.

¿Qué plan  de fin de semana te gusta más  para disfrutar Múnich en familia?
Me gusta salir a los alrededores, hasta el momento, todas las excursiones que hemos hecho, sea a lagos, castillos, pueblos, todo ha sido bonito.

¿Cómo lo descubriste?
Los vecinos o conocidos que originan de esta zona me han dado recomendaciones.

¿Qué haces cuando echas de menos El Salvador?
No extraño mi país, lo que me hace falta de vez en cuando son mi familia, mis amigos y la comida. Pero he descubierto una tienda de productos latinoamericanos y un grupo de amigas latinas muy queridas que compensan.

¿Algún sitio en Múnich te hace sentir como en tu tierra?
Pues debo decir que la terraza de nuestro jardín, cuando los días son lindos, es como estar en la casa de mis padres en El Salvador. Y este verano no me puedo quejar.

¿Qué es lo que más te ha ayudado a la hora de hacer de Múnich tu segundo hogar?
Conocer a varia gente simpática de diferentes culturas e idiomas. Soy miembro de un club de expats, de un club de mujeres profesionales y de un club de servicio con el cual hacemos actividades de ayuda a la comunidad. Todo eso me ha dado la oportunidad de conocer gente con la cual comparto intereses y eso hace sentirse como en casa.
Además, desde que vivimos acá nos vienen a visitar más amigos de El Salvador pues no estamos tan lejos como en Dresde. Siento mi patria más cerca digamos así. Además he conocido ya varios salvadoreños, pronto nos reuniremos para hacer las famosas “pupusas”, nuestra comida típica.

Si con tu experiencia de 20 años en Alemania pudieras viajar en el tiempo y aconsejar a una recién llegada a estas tierras, ¿qué consejos le darías? ¿Qué aconsejarías para acortar el proceso de adoptar esta ciudad?
Pues le aconsejaría primero aprender el idioma, esa es la mejor forma de entender a los alemanes. Ya con eso te darás cuenta que son gente muy simpática y profunda, a la vez interesados en otras culturas. Sólo sabiendo el idioma tienes acceso a la cantidad de ofertas que ofrece esta ciudad.


Tus hijos, ¿hablan español?
¡Por supuesto! Además saben salvadoreñismos, que hasta mi familia se sorprende de oírles. Les he hablado siempre en español. Vivimos hasta hace poco en Dresde y Sajonia tiene un proyecto fabuloso que se llama “Herkunftsprachlicher Unterricht”. Eso significa que niños binacionales tienen derecho a aprender su idioma de origen, completamente gratis, una vez a la semana, dos horas clase. Además lo anotan en el reporte de notas a fin de año. Ese programa lo patrocina el Ministerio de Educación y lo hay en 16 idiomas. Con eso aprenden bien la gramática y escritura, además conocen a otros chicos que están en su misma situación. Y las mamás se conocen entre sí, se hace un lindo grupo con el cual nos reuníamos regularmente.
Lastimosamente eso no existe acá en Bavaria, pero esperamos que pronto exista. Ahí puede aprender Bavaria algo de Sajonia.

¿Qué pautas / métodos has seguido para que sean bilingües?
Lo más importante es hablarles desde que nacen en español, no cambiar ni mezclar idiomas. Los chicos tienen que tener una persona de referencia para ese idioma. Así funciona casi automáticamente el que lo hablen.

¿Qué importancia tiene para ti la educación bilingüe?
Muchísima, hay estudios que demuestran que el plurilingüismo ayuda a activar ciertas conexiones en las neuronas del cerebro que hacen que la gente que habla varios idiomas sea capaz de aprender mucho más.

¿Qué cosas hay en Múnich que te facilitan la labor de la educación bilingüe?
En este punto quiero darte el enlace del Instituto de Investigación sobre Plurilingüismo de la LMU pues ellos hacen seminarios muy interesantes para padres de niños binacionales sobre la educación bilingüe. Además hay una chica responsable de las familias que hablan castellano. Sus datos están en la web también. Yo he asistido a algunos seminarios y puedo recomendarlos 100%:

¿Qué echas de menos (qué no hay) en este sentido?
Las clases gratis de castellano en las escuelas, así como comenté arriba: “Herkunftsprachlicher Unterricht”.

Tienes dos hijos adolescentes, ¿Qué es lo más complicado a esta edad? ¿Has notado dificultades o ventajas porque sean binacionales / bilingües? ¿Qué diferencias has visto en la crianza de adolescentes en Alemania y en El Salvador?
Pues resulta interesante darse cuenta que en esta fase el trabajo más importante de educación ya está hecho. Ya no puedes imponerles reglas, si no lo hiciste cuando estaban pequeños, difícilmente se logrará en esta fase.
Sin embargo, es una etapa fabulosa, donde te das cuenta del trabajo de educación que has hecho. Ya ellos son responsables de sus actos, actúas más de consejera y amiga que de educadora. Te das cuenta de lo importante que fue ser un ejemplo para ellos. Repiten lo que hiciste cuando ellos estaban peques, no tanto lo que les dijiste. Ahora entiendo el dicho de “predicar con el ejemplo”.
Es una gran ventaja el que mis hijos sean bilingües, les ha resultado fácil el aprendizaje de otros idiomas, en la escuela llevan francés, inglés y latín. Además hoy que la música nuestra está de moda, son solicitados para que les traduzcan a sus amigos alemanes los textos y les enseñen a bailar.
La otra gran ventaja que tienen es el acceso completo a la otra cultura. Cuando vamos a El Salvador se sumergen a la vida cotidiana y salen de paseo con los hijos de mis amigos, disfrutan mucho, tanto como con sus amigos acá.
Sin duda tienen los chicos acá más libertad que en mi país, sobre todo que cuando yo crecí hubo siempre guerra civil y viví con balaceras, bombas, toque de queda, ley marcial, etc. Mis padres me cuidaron muchísimo y gracias a eso no tuve malas experiencias, por dicha. Pero acá no los puedo cuidar así, pues tienen que aprender a ser independientes más rápido de lo que era en mi época. Y siento que eso es lo más difícil para mí, aceptar que tengo que dejarlos ir, que hagan sus experiencias y luego aprendan de ellas.

Muchísimas gracias, Míriam, me anoto muchos de tus consejos para aplicarlos con mis propios hijos.

Comentarios

  1. Hola Miriam, una entrevista muy bonita y útil. Por cierto, quería comentarte que en Múnich si hay clases gratis de español. Las hay por toda Alemania y en Múnich hay incluso varias ubicaciones. Quizá es un progama diferente al de Dresden? Mira, te paso el link, que seguro que también le va a servir a más hispanohablantes: http://www.mecd.gob.es/alemania/estudiar/en-alemania/MECD/agrupaciones-lengua-cultura-esp.html

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roseta, justo el aula ALCE está dirigido solo a niños con pasaporte español :-(

      Eliminar
    2. Vaya, pues no lo sabía y qué pena! He escuchado que en algunas ciudades pequeñas se suspenden porque hay muy poquitos niños... podrían aceptar más nacionalidades hispanohablantes y seguro que no sería necesario cancelarlas... Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario