Cuentacuentos en español - Crónica del cuentacuentos “Monstruos” del 4 de junio. Por Mamá de Luceros


“¿Habéis visto alguna vez un monstruo en un supermercado? ¿Y en una droguería?”, así empezó María Piulestán el cuentacuentos organizado por Mamá en Múnich y el Programa Hola. Los niños y niñas se partieron de risa al imaginarse un monstruo por la calle y, a la vez, recordaron que es un personaje que solo existe en los cuentos: una forma estupenda de introducir el tema y de disipar posibles miedos.


Estas lecturas, que se celebran los sábados de 10 a 12 de la mañana varias veces al año, cuentan con gran acogida entre las familias hispanohablantes de Múnich. Mis luceros ya han asistido a varias conmigo y se lo han pasado estupendamente. María que como sabéis es filóloga selecciona para la ocasión con gran acierto varios cuentos infantiles acerca de un tema concreto: monstruos, África... Se nota que, en muchos casos, son libros que lee con frecuencia a sus hijos en casa porque ellos recitan algunos párrafos de memoria o contestan enseguida a las preguntas planteadas.


La comunicación es bidireccional: María implica mucho a sus pequeños oyentes estableciendo un diálogo con ellos e incorporando divertidas actividades relacionadas con la trama del libro que sirven de enlace entre la ficción y la realidad. Además, imita a la perfección los gestos y las voces de los personajes acaparando la atención de los niños. Al preparar la actividad, escoge cuidadosamente los párrafos que va a leer con objeto de mantener el interés del público (ya sabéis que a estas edades es limitado en el tiempo) respetando el hilo argumental del cuento.


Por su parte, la organización logística realizada por el Programa Hola (http://www.mamaenmunich.com/2015/10/el-programa-hola-ocio-para-familias.html) que acaba de cumplir su primer aniversario es impecable: ellos se encargan de difundir el evento en su lista de distribución, gestionar las inscripciones y preparar un pequeño aperitivo.


Creo que es una forma estupenda de fomentar el amor por los libros de nuestros hijos, potenciar su español y hacerles ver que en Múnich hay muchos otros niños que hablan nuestro idioma. Para los padres y madres esta actividad constituye un excelente punto de encuentro con otras familias hispanohablantes y una fuente de inspiración a la hora de ir creando nuestra biblioteca casera.
 
¡Nos vemos en el próximo cuentacuentos de otoño!



Comentarios