sábado, 14 de mayo de 2016

Educar el paladar con sabores bávaros: Hagebutte, Hollunder, Waldmeister, Rhubarb

El paladar es una cosa totalmente cultural ¿no? En unos países los niños toman ajo en las comidas desde pequeños y de mayores no pueden vivir sin él. En otros es cúrcuma, en otras partes es cilantro...

Los niños de familias binacionales (ojo: también los hijos de familias gourmets ;-) ) tienen la suerte de estar expuestos a una mayor cantidad de sabores, los que vienen de la familia, de donde quiera que ésta venga, y los del sitio donde viven.

Uno de los sabores más característicos, aunque extraño al principio, pero casi adictivo una vez que lo pruebas, es el de la solución alcalina que es la base de los Brezen: Lauge.

Pero aquí te encuentras otros sabores que no conocías, o que casi no habías probado antes.
Muchos de ellos, además, se encuentran en alimentos que les gustan a los niños.
Igual, para algunos de vosotros estos sabores ya eran familiares antes de venir a Alemania, pero yo, la mayoría no sabía ni que existían antes de vivir aquí.

Por ejemplo Hagebutte. Hagebutte es escaramujo, también llamado rosa mosqueta. Yo antes sólo lo había visto en forma de aceite esencial con propiedades estupendas para la piel. Pero aquí la infusión del fruto de la rosa mosqueta, o Hagebuttentee se consume bastante. Se encuentra en cualquier supermercado y es una infusión que les suelen dar a los niños (en nuestra casa, Kindertee es simplemente Hagebuttentee). Además de tener propiedades como las vitamina C, D, A y K, tiene un sabor muy agradable.

Otro sabor diferente a los que estamos acostumbrados el el de Rhabarb, el ruibarbo, un vegetal pariente del apio con un cierto sabor ácido. Vale que no es tan raro, pero aquí es un producto de temporada que se consume mucho, precisamente para hacer tartas, compotas y mermeladas. También toman mucho el Rhabarberschorle, un refresco natural que mezcla zumo de ruibarbo con agua con gas.

También está el Waldmeister, la rubilla, también llamada asperilla. Una planta de florecitas blancas, que da unos frutos redonditos cubiertos con púas. Es uno de los sabores que se encuentran en muchas heladerías. Sí, sí... ese de color verde clarito. También es uno de los sabores que ves en el súper, en la sección de gelatinas: están la gelatina de fresa, la de limón, y la de rubilla, de color verde.
    

Y por último el Holunder, el sauco, ese arbusto que justo florece en esta época, a principios de verano y le da a los jardines ese dulce olor tan característico y ese aspecto tan bonito con sus ramilletes de flores blancas, que bañadas en masa de tortitas y pueden comerse fritas. También se encuentran en zumo, y por tanto se toma mucho mezclado con agua con gas, como Holunderschorle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada