jueves, 16 de julio de 2015

Hoteles para Familias. Por Palo

Hoy la bloguera invitada, Palo, nos presenta una alternativa estupenda para pasar unas vacaciones estupendas sin tener que irnos muy lejos de Múnich: Los Hoteles especialmente orientados para las Familias. ¡Gracias por todos estos tips, Paloma!

¿A quién no le ha pasado alguna vez? eso de estar cenando y tener que soportar, no sólo cómo tus niños te dan la cena, sino también alguna cara larga de los vecinos de mesa. No sé a vosotros, pero a mí, por desgracia, sí me ha pasado.

A nosotros nos gusta ir a cenar fuera y viajar, y con los niños el tema se complica un poco, pero desde hace años descubrimos el concepto de los Hoteles Familiares. Desde entonces intentamos ser fieles a ellos, porque de verdad que merecen la pena, y que conste que No trabajo en ninguno de ellos ; )

¿Y qué es eso de Hoteles Familares? Aunque pueda sonar obvio, lo explicaré: son Hoteles que están realmente preparados para familias con niños; para que tanto los niños como los padres disfruten realmente de sus vacaciones. Dejadme explicaros un poco más a qué me refiero:

- Los clientes suelen ser Familias con niños, en estos hoteles suelen facilitar que tus hijos terminen haciendo migas con otros niños y por ende estén encantados.

- Las habitaciones suelen tener diferentes tamaños: las hay con cuartos separados, donde  llegas y te encuentras todo preparado: Como de antemano, conocen la edad de los niños, pues por ejemplo, te prepara un cambiador, una papelera para panales o un orinal, jabones y cremas especiales para niños, toallitas húmedas, camas preparadas para niños pequeños, para que no se caigan por un lado por la noche… ese tipo de detalles que te dejan dormir tranquila siendo madre, y no hace falta que te lleves la casa a cuesta porque sabes que ellos van a tener prácticamente todo lo que necesites.

- Cuentan con un Kinderclub: En él hay cuidadoras todo el día, tienen una programación diaria, así que si quieres puedes dejar a los niños allí y los padres iros  a hacer otras cosas (wellness, sport, leer, etc...), o puedes quedarte y participar con ellos mientras ves cómo tus hijos se lo pasan genial, o dejarles sólo cuando viene la mascota del hotel (un hombre disfrazado de una gallina que le llaman Gusti, o un señor disfrazado de amarillo que le llaman Smiley…), que recoge a los niños después de cenar (como a las 19:00) y los lleva, primero a hacer un baile todos juntos, y luego al Kinderclub. De este modo, los padres podemos terminar de cenar traquilamente y al mismo tiempo los niños están felices haciendo actividades e incluso a veces preparando shows para luego escenificarlos ante los padres al final de la estancia.

Los niños tienen actividades programadas (por ejemplo manualidades, pintarse la cara, la visita de un payaso, shows de magia, talleres de cocina, etc.). Por lo general, durante el desayuno veis el programa del día y decidís. Todas están incluidas en el precio y son opcionales: tus hijos asisten sólo si les apetece.

Las instalaciones del Kinderclub son inmensas y con millones de cosas para los niños, además suelen tener un cine o un escenario. Las actividades que hacen con el Kinderclub no siempre son dentro del hotel, por ejemplo, como la mayoría de estos hoteles suelen tener animales (vacas, caballos, conejos, cerdos, gallinas, ovejas…), en verano una actividad que suelen hacer es ir a dar de comer a los animalitos.

- Cursos: Aparte de las actividades que hacen en el Kinderclub, y que están incluidas en el precio, existen cursos específicos para los niños: natación, montar a caballo, esquiar, golf… suelen estar dentro de la oferta. Los cursos varían dependiendo de la época del año y de la edad de los niños. Si bien las actividades del Kinderclub están incluidas en el precio, los cursos específicos cuestan un extra.

- Comidas: Los menús y los horarios de los restaurantes están muy pensados para los clientes y en función de los horarios de comida infantiles; es decir, se puede ir a desayunar muy pronto, a almorzar entre las 11:45 y las 12:00, a merendar a las 15:00 y a cenar a las 18:00 y la oferta gastronómica es rica, variada y saludable. Algunos hoteles tienen incluso un comedor aparte para los niños donde pueden comer todos juntos y siempre toda la oferta es opcional: si quieres los llevas allí, y si quieres haces tu vida normal de un hotel normal sin ese tipo de cosas.

Otra cosa positiva que quiero comentar es que, como suelen tener una granja, pues tienen un montón de productos ecológicos excelentes: mermeladas, pan, huevos, leche fresca y muchos otros productos naturales.

Además, tienen potitos de todo tipo (de la marca Hipp), baberos, cereales a tu disposición y todo, sin coste adicional. Y lógicamente cubiertos, vasos y platos para niños.

Un detalle importante para los ninos, estos hoteles les dan de regalo unos peluches de las mascotas ( Smiley o Gusti) y hacen que les adoren y se acuerden siempre de los hoteles porque hablan de ellos por el nombre de las mascotas, me parece una idea muy inteligente por parte del Hotel para enganchar a los peques. 

Después de haberos contado un poco en qué consisten, os tengo que comentar también la parte negativa de estos hoteles: el precio, por desgracia, no son baratos.

Existen muchos hoteles familiares, podéis conocer muchos de ellos a través de una página web muy útil que es www.kinderhotels.com para buscar los hoteles en diferentes localizaciones y con diferentes categorías.

También sé que no todos son iguales, yo de los hoteles de los que he hablado y los puedo aconsejar 100%  son Moar Gut, Familien Resort Sporthotel Achensee.

Un besito
Palo



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada