jueves, 11 de septiembre de 2014

La Teoría de las Dos Horas de Diferencia

Hace un tiempo que llevo dándole vueltas a la idea de escribir este post porque, después de los años que llevo viviendo aquí y las experiencias con las visitas que he tenido, he decidido que, para aclarar las cosas sobre la hora que es, los horarios de las comidas, las horas a las que nos levantamos y nos acostamos, hay que pensar que aquí tenemos dos horas más que en España.

"¡¿Cómooooo?!", "¡¿Quéeeeee?!", parece que estoy escuchando decir desde el otro lado de la pantalla.

A ver, voy a intentar explicaros mi teoría:
Por un lado estamos los que vivimos aquí, habiendo antes vivido en España. Una de las primeras cosas que aconsejo a las personas que me cuentan que están recién llegadas es: "Acostumbraos, lo antes posible a comer a las horas a las que se come aquí", es decir: Nada de comer a las dos o las tres y cenar a las nueve o las diez, sino, comer a doce o a la una y cenar a las seis o a las siete.
La premisa detrás de esto es el famoso "donde estuvieres, haz lo que vieres", pero va íntimamente relacionado con que lo mejor para adaptarse es no ir a destiempo almorzando a la hora del Kaffee und Kuchen (las tres de la tarde) o cenando cuando ya hay que estar lavándose los dientes y poniéndose el pijama.

Por otro lado están las visitas, que cuando vienen se quedan sorprendidas: "¡Oh! ¡qué tempranísimo os levantáis aquí!" o "¡Vaya! ¡sí que cenáis pronto vosotros!".

Bien, pues, según la Teoría de las Dos Horas de Diferencia, en Alemania no nos levantamos, comemos, cenamos o nos acostamos más temprano que nadie. Lo que pasa es que estamos bastante más al este que España (hay casi dos mil kilómetros en línea recta entre la ciudad más al oeste de la España peninsular y la ciudad más al este de Alemania) y sin embargo, compartimos el mismo uso horario. Un absurdo total basado en razones políticas o económicas en las que no voy a entrar.

El caso es que, para que nos entendamos, el sol está encima justo de nuestras cabezas casi dos horas antes de lo que está encima de las cabezas de la gente en España.

Por lo tanto los hábitos son más o menos así:

Por eso, últimamente, cuando recibo visitas de España, lo primero que suelo decirles es: haceros a la idea de que habéis volado a un país con un uso horario diferente, aquí son dos horas más que en España.

De esta manera ni nosotros pensaremos que en España se hace todo tarde (con la connotación de vagos y maleantes que eso aporta), ni en España pensarán que aquí todo se hace temprano (con la connotación de eficiencia que eso conlleva). En realidad, nos levantamos, comemos, tomamos café y nos acostamos más o menos a la misma hora. Pensadlo, de esta manera por un momento ¿a que parece tener más sentido así?.


14 comentarios:

  1. Tienes toda razón, y lo has explicado muy bien :)
    Este desaguisado se lo debemos a Franco, aliado a Alemania, que impuso el horario centroeuropeo en 1941 a pesar de que nuestro país está muy al oeste de Europa. Y no se ha cambiado hasta hoy en día, aunque exiten iniciativas al respecto.

    Escribí una entrada en mi blog sobre este tema en alemán. Por si os interesa:
    http://www.puntoyaparte.de/spanische-zeiten-alles-nur-kultur-blogparade/

    ResponderEliminar
  2. Aparte de eso, los bebés, cuyos horarios generalmente van con la luz del sol, lo hacen automáticamente. Mis hijos con pocos meses era llegar a Galicia y despertarse, comer, dormirse dos horas más tarde. En cuanto llegábamos de vuelta aquí, dos horas antes. Automático. Me extrañaba y le pregunté a mis amigos y colegas con hijos bebés y nos dimos cuenta de que todos los peques lo hacían así. No porque los padres los dejasemos «libres y salvajes», ojo. Es el horario solar, yo creo. Hoy, a los siete años, mi mayor lo sigue notando.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena reflexión, que ya estaba ahí pero que no siempre la sabíamos encontrar.
    Discrepo sin embargo con el comentario de Montserrat achacándole a Franco la culpa de que tengamos el mismo horario que Alemania ( lástima que no hubiera navegado con mejor rumbo por internet para haber evitado cargar culpas a quién no las tiene. A ese paso va a ser Franco también el culpable de la sonrisa de aquel Zapatero que ignoraba la crisis mientras chapoteaba en ella).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo,

      Has confundido dos hechos completamente distintos: una cosa es la implantación del cambio de hora entre el inviero y el verano, que se hizo en 1918 para aprovechar la luz solar, y otra completamente distinta es el hecho de que en 1940 por orden de Franco (te dejo un link al boe de la época), España pasó de tener el horario del meridiano de Greenwich (como Portugal e Inglaterra ) a tener el horario GMT +1, como Alemania. Sumados estos dos hechos, hace que en verano al cambiar la hora, estemos desfasados 2 horas con el sol (mientras el resoto solo estaría desfasada una). Un saludo! http://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1940/068/A01675-01676.pdf

      Eliminar
    2. ¡Qué bueno Roseta! ¡Gracias pro tu aportación!

      Eliminar
  4. El 15 de abril de 1918 se introduce por primera vez el horario de verano (adelanto de una hora), "como medio de conseguir el ahorro de carbón", horario que se ha utilizado desde entonces intermitentemente. Entre 1950 y 1973 esa práctica se abandonó por completo, retomándose en 1974 debido a la crisis del petroleo de ese año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo:

      No solo me documenté por internet. En mi entrada cité un libro donde hay un artículo sobre este fenómeno.
      Las fuentes de internet, sin embargo, son claras. No dices de dónde has sacado la afirmación de que el horario de verano se introdujo en el año 1918.

      El heraldo:
      http://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza_provincia/zaragoza/2013/11/06/quot_nefasto_horario_espanol_tiene_nada_que_ver_con_clima_cultura_quot_255862_301.html

      Cadena ser
      http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/espana-tiene-misma-hora-alemania-portugal/csrcsrpor/20130929csrcsrsoc_1/Tes

      Público.es
      http://www.publico.es/culturas/453025/franco-desfaso-el-horario-espanol-para-sintonizar-con-los-nazis

      Eliminar
  5. Lo de Franco, anónimo, no se refiere al horario d invierno-verano (cambio de hora para ahorrar energia), sino al hecho q por situacion geográfica nos toxaria estar en el huso horario de Reino Unido. Independientemente del cambio d hora q lo realizariamos igualmente.

    ResponderEliminar
  6. lo siento, pero no coincido contigo en cuanto a los horarios debido a que en España al ser un país que vive por y para el turismo tiene un abanico de horario muchísimo mas amplio que Alemania, por poner un ejemplo. Los Trabajadores nos levantamos entre las 5:30 y las 7:00, desayunamos entre las 5:30 y las 7:30, merendamos entre las 9:00 y las 11:30, comemos entre las13:00 y las 15:30, volvemos a merendar entre las 16:30 y las 18:30, cenamos entre las 20:00 y 23:00, nos acostamos entre las 22:00 y las 2:00.
    Y todo esto por nuestro sector servicios, hostelería, turismo y similares, para luego que encima se quejen los turistas y gobernantes. Solo el que lo ha vivido sabe la esclavitud que significa trabajar en España en estos sectores al servicio de los ricos cobrando 4 duros y dejándonos la salud en ello, ademas de no tener la oportunidad de tener horarios para la conciliación familiar.
    No somos fiesteros y nocturnos por naturaleza en este país sino que se acostumbra a los niños ya desde pequeños a aguantar la fiesta para curtirlos de mayores, eso al que no le de un patatús.

    ResponderEliminar
  7. Yo vivo en España y mantengo ese horario "alemán" que tú indicas. Excepto en la cena, que en mi caso es a las ocho (tampoco muy tarde, como verás).

    ResponderEliminar
  8. El cambio de hora en España
    Hasta el siglo XX, España regía el tiempo por el sol, de forma literal. La hora civil oficial hacía referencia al Meridiano de Madrid, pero cada provincia tenía una hora local diferente dependiendo de sus coordenadas. De esta forma, Galicia tenía una hora diferente a las Islas Baleares, ya que un gallego ve salir el Sol más de 50 minutos más tarde que un balear.

    El siglo XX trajo consigo la hora del Meridiano de Greenwich (GMT) o Tiempo Universal (TU) para España (GMT+ 1 en invierno y GMT+2 en verano) , pero no fue hasta el 15 de abril de 1918 cuando se introduce el concepto Daylight Saving Time (DST), llamado también ‘horario de verano’. Desde ese momento, en verano se ha adelantado una hora a los relojes españoles, con algunas excepciones e incidencias.

    Durante la Guerrra Civil Española, los relojes vivieron su caos particular dentro de la catástrofe que sufrió el país. El 2 de abril de 1938, la zona Republicana sumó una hora al GMT y 28 días más tarde, otra más. En la zona Nacional, sin embargo, sólo sumaron una hora el día 26 de marzo. El final de la guerra no conllevó una sincronización horaria. La España republicana empezó el año con una hora de adelanto respecto a la hora del Meridiano de Greenwich, que volvió a recuperar el día oficial del fin del conflicto, el 1 de abril de 1039.

    Como toda norma tiene sus excepciones y España no es diferente, el cambio horario se dejó de aplicar los años 1920, 1921, 1922, 1923, 1925, del 1930 al 1936, 1941, 1947, 1948 y el período entre 1950 y 1973.


    ResponderEliminar
  9. Me parece una buena táctica para acallar las visitas que repiten sin cesar: ahora cenais!??! Pero si es la hora de la merienda!!!
    Lástima que el Portugal (lo sé, una hora más tarde que en Espana) y en Francia también hagan estos horarios!
    No sé donde oí (aqui qí que faltan fuentes en internet, Anonimo!), que los horarios espanoles se deben a que tras la guerra muchos tenían dos trabajos a tiempo completo y así trabajaban de 7 a 15 en uno, comían, y después se iban al segundo... Lo que allí tampoco explicaron, es porque no se observa este fenómeno en otros paises. Seguiremos (o empezaremos) investigando en internet! ;)

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado este razonamiento y te lo copiaré para las visitas! jaja Dejando aparte los horarios personales laborales de cada uno, tu reflexión se compagina a la perfección con mis experiencias y mis entornos, tanto en España como aquí en Alemania. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! A mí, verlo así me supone verlo todo como más fácil :-)

      Eliminar