Empieza el cole. Por Schulkindermama

Mi hijo mayor tiene 10 años y acaba de terminar cuarto curso de educación primaria en un colegio de Baviera. Como madre española, o en cualquier caso, como madre no-alemana, los cuatro años que ha asistido al colegio de primaria, han sido para mí una experiencia reveladora. Casi podría decir que he aprendido yo tanto como él. En mi caso, he aprendido cómo ser una madre de “Grundschulkind” en Baviera, y a comparar y valorar las ventajas y desventajas del sistema educativo alemán. 

Ahora siento la necesidad de contar mi experiencia, esperando que sirva a otros padres hispanohablantes con hijos que próximamente irán a primaria, o a los que ya tienen a sus hijos en primaria en Baviera y, como yo al principio, están perdidos… Así que empiezo mi camino de consejera dentro de este blog con el seudónimo de "Schulkindermama". 

Empezar el cole en Baviera 
Hasta los seis años, el niño vive feliz y resguardado en el Kindergarten, donde se le permite ser él mismo, divertirse y desarrollar sus capacidades sociales. A muchos padres españoles y latinos nos cuesta entender por qué el Kindergarten no incluye una preparación a la escuela. Bien, en realidad, el objetivo del Kindergarten es el de preparar a los niños desde el punto de vista social, de forma que se considere que están maduros para afrontar la escuela en Alemania. No obstante, la mayoría de guarderías tiene un programa de preescolar para los niños que próximamente van a asistir a primaria. Es lo que se conoce como “Vorschule”. Los padres no deben esperar que sus hijos traigan fichas o trabajos (excepto trabajos manuales) a casa, ni que se les enseñe los rudimentos de la escritura o lectura. Como mucho practicarán la motricidad fina, la atención, o la capacidad auditiva. Eso es todo.

Esto no me parecería mal, de no ser por la incongruencia del sistema al realizar las diferentes pruebas de aptitud para poder ser escolarizado. Y es aquí es donde empezamos a ver cosas que nos sorprenden y nos molestan.

Resulta que todo niño que cumpla los 6 años antes de septiembre puede y debe ser escolarizado, (lo que se conoce como “Muss-Kind”), mientras que los que los cumplen a partir de septiembre pueden esperar un año si lo desean (los “Kann-Kind”). Sin embargo, a esta temprana edad, tienen que pasar por una serie de pruebas adicionales (no basta con tener 6 años) para determinar si el niño efectivamente puede ir al colegio o no.

En primer lugar, es necesario superar la revisión del pediatra U9, en la cual se evalúa la vista, el oído, y en la que se valora la capacidad de razonamiento del niño. Ya desde este momento, se empieza a hacer preguntas-trampa al niño (aunque todo depende del pediatra. Yo hablo por mi experiencia). El niño debe de ser capaz de razonar, aunque el pediatra esté intentando confundirlo.

A continuación, unos meses más tarde, el preescolar debe someterse al siguiente reto; la "Schuleingangsuntersuchung", que es en parte una revisión médica de la vista y el oído, y en parte, de nuevo, una valoración del "espabile" del niño. Se realiza en el mismo Kindergarten, y cada niño tiene una cita a la que deberá acudir con su padre o madre. Esta revisión por parte de una persona completamente desconocida, suele ser motivo de nerviosismo en muchos niños. Al fin y al cabo, al pediatra lo conocen. En esta prueba, se le pide al niño que realice tareas que en realidad nunca antes ha realizado (al menos en el Kindergarten). Debe contar una serie de elementos, deducir secuencias lógicas, dibujar, o encontrar incongruencias en una historia que previamente se les ha leído.

Esa persona ajena al niño, anota sin piedad cualquier fallo que éste tenga.

Si todo va bien, a los padres se les entrega un certificado de aptitud que deben presentar al matricular al niño en el colegio.

Por último, en el momento de realizar la inscripción, y por si no fuera suficiente con estas dos pruebas, se echa el último vistazo con lupa a los niños de preescolar. Tanto los profesores del futuro colegio del niño, como los educadores del Kindergarten, llaman a esta prueba "Schulspiel", pero no hay que dejarse engañar; no es más que una prueba más para ir seleccionando al niño desde el primer momento.

Esta última prueba tiene lugar al realizar la inscripción. Se recibe a los padres con „Kaffe und Kuchen“, dependiendo del colegio, claro, pero todo muuuuy amable y muy orientado al niño. Cuando los padres están rellenando los formularios, se llama a los niños por grupos, y se les dice que pueden ir a una clase "a dibujar mientras sus papás están rellenando la inscripción". Allí les dan tareas como:

- Realizar sumas y restas sencillas (por ejemplo, poniendo y/o quitando objetos de una mes
- Presentarse y contar una historia
- Escribir su nombre y su apellido
- Dibujarse a sí mismos el primer día de colegio
- Improvisar manualidades con algún objeto (por ejemplo, dándole al niño una cuerda, un lápiz y un papel, y pidiéndole que haga un caracol)
- Ensayar una pequeña obra de teatro

Estas pruebas pretenden evaluar, no solo la capacidad del niño, sino su agilidad y rapidez. En cualquier caso, y aunque el niño sea considerado como "apto" después de estas pruebas, el profesor que lo evalúe suele comentar si ha sido rápido y si ha estado concentrado o no al hacerlo.

Todo ello, por supuesto, sin preparación y sin habérselo requerido nunca antes; es decir, sin haber podido aprenderlo. Porque, recordemos que el niño debe únicamente aprender capacidades de socialización en el Kindergarten. Es decir, pasar de disfrutar jugando a lo que quiera, cuando quiera, a demostrar lo inteligente que es. Visto así, es bastante desconcertante. Pero es la verdad. Al menos, la que yo he vivido y la que he visto en otros niños que no son mis hijos.

El mejor consejo que se les puede dar a los padres de niños en preescolar es que los preparen para esto. Que les digan a sus hijos que hablen alto y claro, que practiquen esas pequeñas operaciones matemáticas, o algo de escritura. En definitiva, que realicen el trabajo que debería realizar el Kindergarten, pero que no hace porque, en realidad, no se le pide al niño. Pues ya ven que sí. Y el fin último de estas pruebas no es más que "etiquetar" al niño desde primer curso. Hay etiquetas de 1 (sobresaliente), 2 (notable) y de 3 para abajo. Si además su hijo tiene dos apellidos, y uno de ellos no es alemán, dé casi por hecho que le van a considerar, en el mejor de los casos, de 2/notable. Hablando con una profesora de instituto alemana, me confirmó que esto era así. En sus propias palabras "Kinder mit Migrationshintergrund gelten von Anfang an als schwach" (los niños de familias con un trasfondo migratorio son considerados desde el principio como alumnos de peor rendimiento). Y ya sabemos que el apelativo "Migratiosnhintergrund" se arrastra varias generaciones.

En definitiva; tras la fachada de amabilidad del sistema educativo, de sistema orientado a potenciar las cualidades específicas de cada niño, se esconde un despiadado sistema de clasificación de los escolares según su nivel de rendimiento. Y eso es así desde la entrada en primaria. Pero en fin, lleven a sus hijos a primaria a un colegio alemán de Baviera y saquen sus propias conclusiones… 

Comentarios

  1. ...según lo cuentas, da casi hasta miedo! Vamos que el sistema educativo lo pintas con rabo, cuernos y tridente disfrazado con piel de cordero.

    Lo tendré en cuenta, pues soy un recién llegado y ando en plena "batalla" por escolarizar a mis hijos. De todos modos, también me da la sensación de que desconfiamos de lo desconocido, y eso es mutuo: los bávaros de los que son de fuera, y nosotros de ellos. Las entrevistas que describes no están enfocadas a evaluar el "rendimiento" de un niño, sino sus aptitudes, y ese tipo de evaluación se realiza también en el sistema educativo español.

    Pero vamos, que si tan mal lo pones, me voy volviendo, que yo puedo! ;)

    Un saludo, y espero el siguiente capítulo, que me toca más...

    ResponderEliminar
  2. Bueno, tampoco quiero asustar a nadie... pero el sistema educativo alemán es muy duro de tragar... Se basa en una contínua selección del niño. Concretamente en Baviera, evalúan al niño desde el primer curso (con puntos, para hacerlo más llevadero, pero claro, los puntos equivalen a notas...) y en fín, no es ningún secreto que la decisión sobre el tipo de colegio al que podrá asistir el niño al finalizar primaria, se basa exclusívamente en su rendimiento; en sus notas. No en el deseo del niño, o de sus padres... Y solo con notable y sobresaliente se pasa al Gymnasium; es decir, al instituto.
    Esto también lo critican los padres alemanes, no es algo que únicamente moleste a los extranjeros. Pero como padres lo único que podemos hacer es apoyar a nuestros hijos.
    De todas formas, el sistema es muy competitivo, pero la formación es la mejor de toda Alemania. Un saludo y hasta la próxima!

    ResponderEliminar
  3. Como para todas las cosas en Alemania, el sistema es peculiar y hay que estudiarlo a fondo para entenderlo y adaptarse.
    Es un sistema fuertemente basado en separar a los niños según sus etiquetas, con sus ventajas y sus inconvenientes, y eso hay que aceptarlo o volverse.

    Las etiquetas están basadas en una serie de factores muy variado y que depende del colegio:
    -Capacidades del niño
    -Comportamiento del niño
    -Comportamiento de los padres
    -Cuanto ayudan los padres en el colegio
    -Cuanto apoyan los padres el aprendizaje (deberes en casa)

    El tema de los inmigrantes tiene más que ver con el idioma, costumbres y clase social que con el origen. Si el niño habla y se comporta como un niño alemán el origen pierde mucho peso. Si además los padres se comportan como se espera de los padres alemanes, deja de ser relevante.

    Sobre las pruebas previas, son irrelevantes si el niño ha hecho la "Vorschule" en una guarderia decente y el pediatra ha estado atento.

    Mi consejo es buscarse una madre alemana a la que copiar y seguir sus indicaciones, desde las horas a dedicar a los deberes hasta que ponerle en la "Brotdose" (fiambrera).

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy absolutamente de acuerdo. Aparte de las capacidades del niño, el grado de adaptación de la familia a Alemania y sus costumbres es decisivo para que el niño vaya en "igualdad de condiciones" con respecto a los demás niños alemanes. Se tiene muy en cuenta el nivel de alemán de los padres, su nivel socio-cultural, y lo involucrados que estén en la formación de sus hijos.

      Saludos

      Eliminar
    2. Hola!
      Yo no. Yo creo que el éxito de un peque en la escuela bávara depende, muy a mi pesar, de la capacidad del docente; de sus ganas de ensenar y hacer de las personitas que tiene en su grupo se conviertan en personas que sepan pensar y a las que él/ella mismo respete. Y de que, aunque las cirscunstancias no sean las ideales luche y apoye al alumn@ (y a sus familias) a salir adelante: no a ir al Gymnasium, sino a tener la autoestima necesaria y rendir en función de sus capacidades (no de las capacidades que el profesor de turno le haya asignado).

      Un buen sistema educativo tiene que conseguir autonomía en el aprendizaje (y ya ven cómo todas las madres (mayoritariamente) vuelven a examinarse de primaria!!), el desarrollar la capacidad de aprendizaje y el reconocer la pluralidad sociocultural que nos rodea...

      Eso. Lo dicho. El "sistema bávaro".

      Para mí un suspenso como la copa de un pino.

      Hablo con conocimiento de causa y con larga residencia en Alemania. Y no coincido con lo de "adaptarse" o "volverse". Creo que también se puede intentar conseguir algo mejor y no desde la utopía sino desde la acción.

      Servus!
      rm

      Eliminar
    3. Bueno, es tu opinión. Hablas del éxito de un niño en primaria, en general. Es posible que en este sentido tengas razón. Lógicamente, es básico que un profesor se implique y apoye al alumno. Aquí , en España y en cualquier lugar, supongo. Yo voy más allá; hablo como madre de hijos bilingües, y en este sentido no podemos obviar que nuestro hijos, están en unas circunstancias algo diferentes. Es innegable que por ser bilingües (o al menos, binacionales) es bastante probable que los profesores tengan determinados prejuicios con respecto a ellos (no están tan integrados como los otros, no hablan alemán al mismo nivel, etc.) La multiculturalidad no se valora como una riqueza sino como un hándicap. Y es por eso que considero que para sobrevivir en este sistema educativo, es necesario "demostrar". Que el profesor se convenza de que puede medir a nuestros hijos por el mismo rasero, y que nos conozca y vea que somos capaces de participar e implicarnos como los otros padres alemanes. O más.
      Y sí, yo también le daría un suspenso al sistema educativo bávaro. Esa autonomía que sería ideal, que debería ser el objetivo del profesor, se queda solo en buenas palabras. Y la solución para que nuestros hijos (de dos culturas) superen los obstáculos en la escuela pasa por ayudarles. No sólo a estudiar, sino a dejar claro que tener un origen diferente no significa ser peor estudiante. Esto es algo que el sistema educativo alemán aún tiene que superar.

      Saludos

      Eliminar
  4. Me da un agobio impresionante pensar en que la solución está en imitar a una mamá alemana y ponerle a mi hijo rodajas de pepino y knacke Brot para que la seño no le mire mal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que haya que imitar a nadie. Yo siempre me he negado a "alemanizarme" y a alemanizar a mis hijos, y eso que llevo viviendo 13 años en Alemania. Hasta ahora lo he conseguido, y creo que merece la pena intentar encontrar el equilibrio entre adaptarse a la cultura, y mantener tus raíces. No voy a hablar alemán con mis hijos ni tampoco les pondré rodajas de pepino ni zanahoria cruda para el cole. Aunque sea muy sano. Y aunque me implique al máximo en el colegio, los profesores siempre me oirán hablar en español al dirijirme a mis hijos. Es así. Así, como los propios alemanes también harían, y hacen, cuando viven en España...
      Pero sí es cierto que se aprende mucho observando el comportamiento de los padres alemanes en el colegio.

      Eliminar
    2. A la mamá alemana también le agobia ponerle el pepino al niño y preferiria ponerle una bolsa de Haribo. Pone el pepino para que quede claro que se preocupa y se esfuerza.
      Las apariencias son tan importantes como en España, lo que cambia son los simbolos.

      Eliminar
  5. Uffff....de verdad que leo estas cosas y me da ganas de volver atrás...Seguiré con mucho interés todo lo que cuentes del sistema educativo alemán. Hasta ahora lo que conocía no me hacía ni pizca de gracia...y leyéndote todavía menos.Soy pareja de un alemán que conocí en España y con el que viví aquí. Ahora él se ha tenido que volver y la continuación de esta historia pasa por que yo me vaya a vivir ahí.Una decisión muy difícil por muchos motivos pero...el caso es que nuestro proyecto de futuro pasa por tener un bebé lo antes posible e irme yo...sin que me guste absolutamente nada cómo está planteada ahí la Educación Infantil ni el paso a primaria,ni la primaria, ni secundaria.Y no me gusta porque soy psicopedagoga y trabajo para el ministerio de educación;porque he trabajado con niños desde los 3 años hasta los 16; porque conozco bien el sistema educativo español y, a pesar de ser muy criticado (esto daría para varios artículos/entradas)tiene muuuchas cosas buenas y que funcionan muy bien y muuuchos docentes muy bien preparados y que trabajan muy bien (aunque lo malo, ya se sabe, es lo que marca).Nuestro sistema ha avanzado mucho especialmente en Educación Especial (que tampoco me gusta cómo está en Alemania, exceptuando Bremen) y en Educación Infantil. Aquí, todo eso que dices que hacen a modo de evaluación a los 6 años, lo trabajamos desde los 3 a los 6 años, sin olvidarnos nunca- y siendo prioritario- del disfrute del niño, de trabajar su socialización, habilidades sociales y un largo etc.También se evalúa como dice disparibus, pero lo hace su tutor/a y el orientador/a del centro,personas que forman parte del centro educativo y no son desconocidas para el niño.Así que...si finalmente me toca pasar por ahí con mi hijo tendré muy en cuenta que trabajaré en casa con él ciertos aspectos...Finalmente me ha matado ese etiquetaje y esa discriminación si el niño tiene un apellido no alemán...uff. Mi pareja es todo positivismo y quiere mostrarme la cara más amable de su país y quizá, como en España, no es igual en todas las zonas, pero me provoca mucha reticencia, que no miedo.Un saludo y gracias por este blog!!!!

    ResponderEliminar
  6. Sé que suena muy negativo, e imagino que habiendo ejercido como psicopedagoga te sorprenderá aún más este sistema. Sé que en España es diferente, y lo que más choca del sistema alemán es que evalúen esas capacidades sin haberlas practicado nunca, y sobre todo, sin haberle dado nunca antes ningún valor a este tipo de ejercicios. Es sencillamente incongruente.
    Lo de etiquetar al niño es muy duro, pero al fin y acabo es la verdad. Una vez que el profesor se ha hecho una idea del niño, es difícil que cambie de opinión.
    Si tu hijo en un futuro va a ir al colegio en Baviera, es muy buena idea que practiques con él en casa todo lo que no se hace en el Kindergarten. Y como han comentado más arriba, tratar de dar la mejor impresión posible ante el profesor; tanto el niño como los padres. Demostrar que la familia está perfectamente integrada a Alemania y su cultura.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Lo primero muchas gracias por tu artículo. Al leerlo me daban ganas de llorar porque por fin no me siento tan sola en lo que pienso. Yo soy española y mi marido es alemán. Estabamos en Alemania y ahora por unos 2 o 3 años estamos en Madrid. Volveremos a Alemania este próximo verano. El caso es que tenemos 2 niños y el mayor de 5 años está en el Kindergarten del colegio alemán de aquí y estoy horrorizada. Por un lado te venden que a los niños hay que dejarlos ser niños y no enseñarles a leer y escribir ya como en las guardes españolas. Y por el otro te miran mal hasta que tu hijo no empieza a escribir por su cuenta. Hasta ahora yo pensaba que era la única que no veía el sentido. Lo peor es que en nuestro caso además mi hijo tiene una minusvalía y mi experiencia antes en Alemania y ahora con el colegio alemán aquí es que los minusválidos los quieren en guetos. Pero ese es otro tema. El caso es que como nosotros cambiaremos de España a Alemania justo cuando nuestro hijo le toque cambiar a la Grundschule creo que esto será un desastre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los minusvalidos van a colegios especificos a menudo internos y no eran aceptados en los colegios normales. Me sonaba muy nazi hasta que conocí a la hija de unos vecinos sorda total con un nivel de independencia impensable en España. Me quede con la duda de si era un caso único.

      Esto está cambiando y algunos Bundesländer estan empezando a obligar a todos los colegios a que haya un porcentaje mínimo de alumnos con minusvalías. Te va a tocar remover cielo y tierra para informarte.

      Mucha suerte

      Bernie

      Eliminar
    2. Yo también me he sentido muchas veces incomprendida, llegando a veces a pensar que yo era la que estaba empeñada en verlo todo desde el punto de vista negativo, pero cuando mi hijo mayor entró en primaria y fuí confirmando lo que ya intuía, me dí cuenta de que yo llevaba razón.
      Es justo como tú lo cuentas; en la charla para padres de niños de preescolar que se da a los padres de los niños que entrarán el próximo curso en primaria, te recalcan que NO debemos enseñarles a escribir y a sumar, ni a nada, para que no se aburran. Sin embargo, cuando llegan al colegio, esperan que salga de ellos mismos esa inquietud, y que sepan escribir su nombre, y sumar, y más cosas. Y los que ya lo saben son los que se ganan el aprecio de los profesores. Además, los padres (bueno, más bien las madres) sí que enseñana a sus hijos. Pero todos callan. Es una actitud muy hipócrita. La mayoría se implica, y ayuda, pero nadie lo reconoce. Y con los niños con minusvalía, probablemente te dirán que estos centros se adaptan mejor a sus capacidades, pero a mí también me parece que es una forma de tenerlos en guetos.
      De todas formas, si uno aprende a "jugar" con las reglas del juego de los colegios alemanes y se está atento, no lo tendrán tan difícil. Aunque la experiencia cueste algunos dolores de cabeza.

      Eliminar
  8. Bueno, bueno, bueno.... pues ahora soy yo la que quiere llorar por sentirse comprendida...
    No tengo hijos con discapacidades, pero es un tema que siempre me ha sensibilizado mucho y, desde que vivo aquí me ha horrorizado ver cómo hay escuelas para discapacitados ¿Cómo?????? Me parece horrendo, terrible, espeluznante si me apuran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, creo que los haría sentir casi como aquellos apestados leprosos que en el medievo tenían que vivir alejados de los sanos para no contagiarlos.
      Ya imagino que vestirán la fórmula con algún razonamiento del estilo de " es para que no se sientan mal al no poder seguir el ritmo de los válidos.." Lástima de ese supe-rminusválido Stephen Hotkins que nos está enseñando a todos a leer el universo. Y menos mal que no nos hace sentir inferiores

      Eliminar
    2. Que curioso entonces que un minusválido sea ministro de economía.

      Acusar de discriminación a un país gobernado por un cura, una mujer divorciada, un minusválido, un homosexual, una embarazada, una aristócrata madre de 7 hijos y un inmigrante es de chiste.

      Eliminar
  9. Para evitar que Anonimo se asuste demasiado, voy a dar mi versión algo más positiva

    Los niños entran a la guardería con 3 años y están allí fundamentalmente para aprender a comportarse y a estar con otros niños. El pediatra hace una revisión anual obligatoria, donde tiene que comprobar sobre una lista el desarrollo del niño tanto física como cognitivamente. Si hay algún problema se supone que tiene que reaccionar y derivar a quien corresponda.

    Antes de empezar el último año de guardería, se hace la inscripción en el colegio, donde se evalua de nuevo al niño y en función de su desarrollo se le deriva donde corresponda (clases de apoyo de alemán, motricidad, etc...). El objetivo es que el niño tenga un año por delante con ayuda para ponerse al día si lo necesita. Aqui hay gran diferencia entre los colegios que pasan olimpicamente y los que se lo curran. Los privados también lo usan como filtro de entrada.

    El último año se guardería se dedica al preescolar. Aqui es donde hay de nuevo unas diferencias terribles entre guarderias, desde las que no hacen casi nada, hasta las que enseñan a leer y escribir y ponen deberes.

    Durante ese último año se produce también la revisión médica de digamos el ministerio, que da la autorización final para entrar al colegio. Se supone que auna lo que ha hecho el pediatra, la escula y la guarderia. Recolecta un montón de datos estadísticos, incluido un test de inteligencia básico y uno de motricidad.
    Este test no etiqueta al niño, ya que sus resultados son confidenciales, y la escuela sólo recibe, a traves de los padres, la confirmación de que el niño puede ir a la escuela. Preparar al niño para este test, como hacen muchos padres, sirve en mi opinión sólo para meterle presión.

    Lo que si ocurre al entrar en el colegio es que se forman grupitos de alumnos, según sepan leer y escribir o no. La división puede darse en clases diferente o incluso dentro de la misma clase.
    Ésta es la etiqueta de la que puede ser realmente dificil salir, no tanto por prejuicios sino porque simplemente el grupo de los rápidos no espera al de los lentos. Hay colegios que intentan reducir el hueco apoyando a los lentos y otros que "abandonan" a los lentos y se dedican a los rápidos.

    Mi consejo es dar mucha importancia a la elección de pediatra, guardería y colegio. Las diferencias entre unos y otros son mayores que en España y salvo que caigas en zona rural, suele haber un abanico de opciones para escoger.

    Para finalizar, la gran ventaja del sistema alemán es que no es un arma política y las mejoras en los últimos años son palpables.

    Saludos
    Bernie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante Bernie,...

      Todo muy bien explicado, todo muy bien escrito, etc, pero en resumidas cuentas el hecho es que al inicio se toma muy en cuenta el hecho de ser extranjeros para dicha clasificación. Y gobierne quien gobierne el país, o de la manera que se gobierne, eso de la clasificación es retrogrado. Entre otras cosas, porque en poco tiempo no se puede valorar los talentos que pudieran darse en cualquier niño. (sean del país que sean, incluyendo a los niños alemanes)

      Ser niño extrajero no deber ser sinónimo, de no tener la misma capacitación que un niño alemán. Yo he visto comportamientos de "alemanes adultos" que de sensatos tiene poco y no hay que olvidar que ellos también fueron niños. Como consiguieron llegar a la universidad es algo que nunca entenderé. Yo nunca los hubiese dado como aptos.

      En mi caso mi hija es "eine mischung" :D y una vez una educadora del kindergarden la tachó de persona excesivamente temperamental por su sangre española. Brutal.

      Lo que ocurrió para dijiese eso de mi hija fue que hubo un cumpleaños en su grupo y la niña no quiso estar durante la media hora del cumpleaños sentada en una tabureta comiendose el kuchen como una Oma. Simplemente, después de los respetuosos 15 minutos de diplomacia, quiso jugar. Sea dicho de paso, algo propio de la edad.

      Me recomendaron un psicologo, yo me reí y respondí que querer jugar y tener fantasia no era ningún tipo de desviación alarmante. Y además añadí que tal vez, lo que sí que era de psicólogo, es mantener a los niños sentados como "Fischstäbchen"

      Hoy en día mi hija es una excelente estudiante y además destaca por ser bilingüe, tiene criterio propio y no lo hace todo bajo el mismo patrón del resto de sus compañeros. Tiene carisma, es concialiadora, toca el piano de forma fabulosa, y no me cabe duda que de que ha cogido característica aceptables de su padre (que es alemán), pero tiene toda la inteligencia y el encanto de su madre Canaria. No puedo dejar de mencionar que afortunadamente se equivoca y aprende de sus errores.

      Por otro lado me causó bastante gracia eso de emular a una mamá alemana. El resto de mamás del planeta siempre siempre implica ni tener hijos mejores en capacitación, ni que den el mejor ejemplo a seguir. Cada mamá es la mejor del mundo para su hijo.

      A ver Bernie, tampoco se trata de irse a los extremos en cuestion de elegir entre "el pepino o la bolsa de Haribo".... tal vez un punto intermedio y algo de creatividad puede ser igualmente sano, a la par que mejor. (bocata de pata asada con tomate, orégano y queso de cabra) "mmm..que te mueres de bueno"

      Saludos
      La Gomera

      Eliminar
  10. Como mi hijo tiene tres años y acaba de empezar el Kindergarten aun no me he preocupado mucho con este aspecto de "seleccion para el colegio". Pero por lo visto en su Kindergarten (uno comun y corriente del Estado) tienen cursos especiales para los Vorschulkinder (los del ultimo año antes del colegio). Estos cursos se llaman Vorkurs, son como 2 o 3 veces por semana (durante las horas normales del Kindergarten) y tengo entendido que alli es donde preparan los niños para el colegio y posiblemente para todos esos tests que habeis mencionado. Siendo ese Kindergarten estatal, supongo que eso sea obligatorio en todos esos Kindergarten. De toda forma, el tiempo que nosotros padres pasamos con los niños jugando tambien puede servir para su preparacion para el cole. Siguiendo su ritmo y sus inquietudes, sin ponerle presion, ellos aprenden un monton tambien (letras, numeros, escribir su nombre y cosas por el estilo - por lo menos mi hijo es asi, el hace muchas preguntas y yo le contesto). Espero que todo eso sea suficiente para esas selecciones de Grundschule.

    ResponderEliminar
  11. Interesante todo lo leído... Nuestro caso es otro mundo, porque nosotros hacemos "homeschool" con nuestros hijos en Suiza y estamos muy satisfechos. Pero ha sido interesante la información y las diferentes opiniones y puntos de vista.

    ResponderEliminar
  12. les agradecería que me aconsejasen respecto a como integrar a mi hija de 6 años en Alemania. Voy alli por trabajo y ella no habla nada de alemán. He escuchado que hay unas escuelas de integración, pero no me gustaría meterla en un Guetto. Va aperder mucho tiempo o esas escuelas les dan también materias normales además de alemán ? Gracias por cualquier ayuda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uff! depende de a que región vayas, pero no tengas demasiadas expectativas. Dependerá también del colegio. Hay muy buenos profesionales, pero su mejor apoyo serás tú. Motívala a aprender el idioma de forma alegre y divertida.

      Buena suerte y ánimo.

      Saludos
      La Gomera

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Hola, quisiera saber que documentos te piden para que ingresen a la escuela primaria

    ResponderEliminar

Publicar un comentario