lunes, 22 de abril de 2013

¿Qué es un Waldkindergarten?

Una de las cosas que más me impresionó de manera positiva de Múnich fue que, a pesar de que la oferta de plazas de guarderías y de educación infantil es limitadísima en número, la existente sí que es muy amplia en estilos:
Un tipo de centro de preescolar muy extendido y llamativo son los Waldkindergärten, (Escuelas de Infantil en el Bosque). De primeras, no entendí muy bien qué podía ser eso..., me decían: "Pues es un Kindergarten en el bosque", y yo: "¿Pero sin aulas?", "El aula es el bosque" me contestaban. Y yo seguía sin entender: "Pero, ¿que los niños están, todo el tiempo en el bosque?", "Sí, todo el tiempo". "¿Y cuando nieva? ¿y cuando llueve?", continuaba yo con los ojos como platos...

En mi afán investigador, me propuse visitar un Waldkindergarten, y, como conozco a gente que lleva a sus hijos a alguno, me resultó fácil concertar una visita y ver in-situ y a fondo de qué se trataba la cosa. Me quedé perpleja, pero encantada.

Un Waldkindergarten suele ser una Elterninitiative, con un concepto específico y que se ha montado en un terreno parcialmente alquilado o cedido por el ayuntamiento o por un privado, donde prácticamente toda la infraestructura escolar, como se entiende generalmente, se limita a una pequeña caseta en la que se guardan los materiales, sirve de vestuario para los niños, se prepara la comida y poco más. A veces cuando el tiempo es muy, pero que muy malo, los niños se quedan dentro haciendo alguna actividad, pero tiene que estar lloviendo a mares o cayendo una nevada tremenda para que ésto suceda.


El tiempo de "clase" lo pasan íntegramente en el bosque, que es como un aula enorme. El area que ocupa el Waldkindergarten está dividida en zonas, una para hacer el Morgenkreis (una actividad común en los centros de preescolar alemanes donde se reúne a los niños en corro a primera hora de la mañana para cantar y hablar un poco), otra para comer, otra para hacer gimnasia, y así... Las actividades que realizan son bastante parecidas a las de cualquier otro centro de preescolar alemán: pintan, modelan, pero obviamente dan especial importancia a la naturaleza y su entorno; los niños, por ejemplo aprenden el nombre de los árboles y las plantas que les rodean, los pájaros que les visitan, recogen semillas, hojas..., y con los materiales que les da el bosque hacen instrumentos de música, tejen o fabrican juguetes.



Muy pero que muy interesante de conocer.

A menudo pienso que todas esas cosas que me cuentan de las actividades de preescolar en España: estar sentados en una clase, salir muy poco al exterior, hacer fichas en las que hay que seguir la línea de puntos para formar números o letras, colorear... al final no evitan para nada las altísimas tasas de fracaso escolar. ¿No sería mejor dejar a los niños en esta edad que jugaran más y que estuvieran mas sueltos como aquí?

El otro lado de la moneda es el cambio brutal que tienen que sufrir los niños alemanes al pasar de la relajación de preescolar (y los que van a un Waldkindergarten aún más porque abandonan este entorno bucólico además) y entrar en la escuela para empezar a sufrir el estrés de la competición desde el primer curso de Primaria.

Estos son los Waldkindergänten que hay en Múnich:
www.kallamatsch.de
www.waldkindergarten-muenchen.de
www.wurzelkinder-harlaching.de
www.waldkindergarten-trudering.de
www.waldleben-muenchen.de

2 comentarios:

  1. Aiiiinnnssss, ese maravilloso termino medio tan difícil de conseguir... ;)

    Merche.

    ResponderEliminar
  2. Una experiencia maravillosa .... gracias por tus investigaciones.
    ... ya tenemos un tema más en la lista para nuestra próxima 'fase presencial' ... ¡sólo faltan 6 días!
    En cuanto al 'cambio brutal que tienen que sufrir los niños':
    si, pero eso no tiene que ser del todo negativo. A lo mejor a medio plazo ya, iniciativas como esta aumentarán las posibilidades para el -igualmente- necesario cambio pedagógico en los demás niveles educativos ....
    Y en lo que al fracaso escolar se refiere:
    A lo mejor peco de optimista, pero en mi opinión (de enseñante mayorcito) el fracaso escolar no se arreglará con ninguna preparación adicional de los alumn@s/estudiantes .... es simplemente un producto más (y el más visible, de momento) de un sistema educativo obsoleto que ha convertido la memorización, y la subordinación a cánones ininteligibles, en instrumentos de una cada vez más brutal selección de los mejores -y más dóciles- borregos para el servicio al capital ....
    Pero ya sabemos: aunque lo pretendan, no somos borregos, y tarde o temprano este infierno de consumo, producción y destrucción medioambiental se acabará ..... o acabará con nosotr@s ....

    ResponderEliminar