martes, 27 de septiembre de 2011

Oktoberfest - para no perder a los niños entre la multitud

Este último post sobre la Oktoberfest es para contaros un truquillo que he aprendido recientemente. Es para no perder a los niños entre la multitud: Compradles un globo de helio, bastante grande y llamativo, y atádselo a la muñeca o al pantalón. Así no perderéis de vista al globo, y por tanto, tampoco al niño.


Y para los casos en que el niño efectivamente se pierda, otro truquito: Escribidle en el antebrazo, con letra bien grande, el número de teléfono móvil de uno de sus padres. Cuando alguien vea al niño perdido segurísimo cogerá su teléfono móvil y marcará el vuestro para deciros que lo ha encontrado.
aaa
* Atención: Esta imagen está tratada y el número de teléfono que está escrito en el brazo del niño NO es un número real.

lunes, 26 de septiembre de 2011

La Oktoberfest histórica - Oide Wiesn

Un sitio muy bueno para llevar a los niños, dentro de la Oktoberfest es la Oktoberfest histórica - Oide Wiesn, en bávaro. 

¿Y qué es eso? En 1810 se celebró el matrimonio entre Luis I de Baviera y Teresa de Sajonia-Altemburgo (de ahí que el parque donde se celebró se llame la Theresienwiese - el prado de Teresa) con una gran fiesta y una serie de carreras de caballos. Desde entonces cada año se ha vuelto a repetir la fiesta aniversario de su boda (con excepciones durante las dos Guerras Mundiales y en el período de entreguerras) y eso es lo que se conoce como la Oktoberfest.

El año pasado, en 2010, se celebró el bicentenario de la Oktoberfest y como algo especial, se dedicó una zona del recinto a una recreación de cómo había sido la primera Oktoberfest, con carreras de caballos incluídas. Esta "Oktoberfest histórica" tuvo tanto éxito que han decidido repetirla cada año (de un modo más escueto, eso sí, sin carreras de caballos, por ejemplo). 

En en mi opinión esta Oide Wiesn es el mejor sitio donde llevar a los niños en la Oktoberfest, sobre todo por dos razones: Una es que para entrar hay que comprar un ticket (son sólo 3€, pero es suficiente para desanimar a alguna gente y por eso es una zona más tranquila), y la otra es que las atracciones son más pequeñas y muy bonitas, son históricas y hasta la música que tienen es antigua (y subir a los niños a ellas sólo cuesta 1€). Hay también un velódromo con un espectáculo de bicis imposibles, cajas de música enorme antiguas, una exposición de tractores antiguos a vapor... Y una caseta con su Biergarten en el que sólo venden cerveza de trigo (mi favorita) o bebidas sin alcohol.
aaa

Entre semana está más tranquilo que durante el fin de semana. Yo lo recomiendo, de verdad, la semana pasada fui con diez amigas (y sus correspondientes retoños y carritos) y lo pasamos muy, muy bien.
 

Para más información:

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Oktoberfest para niños: Los desfiles

La verdad es que la Oktoberfest no es una fiesta pensada para los niños. Si te metes, así por las buenas, en el recinto de la feria, el Theresienwiese, a tu hijo le puede dar un shock, por la cantidad de ruido, luces, gente y borrachos que hay por todas partes. O el shock te puede dar a ti si al niño resulta que le encanta la movida y empieza: "¡Quiero ese algodón dulce!", "¡Quiero ese Bretze gigante!", "¡Quiero montarme en esa noria!", "¡Quiero bailar en círculos como ese señor de ahí!"

Pero no por eso hay que dejar de ir con los niños a la Oktoberfest, sólo hay que saber a dónde ir y cómo.

Una de las cosas que más recomiendo son los desfiles. El primer fin de semana de la Oktoberfest se celebran dos desfiles: Uno, el sábado, el Einzug der Festwirte und der Brauereien, que parte de un punto determinado de la ciudad (este año ha sido Sendlinger Tor) y está formado por todos los tarbeneros y la gente que trabaja en la Oktoberfest, que se van desfilando hasta la Theresienwiese. Es muy bonito: Llevan carromatos, bandas de música, caballos...




El segundo desfile es el domingo, se llama el Trachten und Schützenzug, también en dirección a la Thersienwiese, es un desfile de trajes regionales precioso y muy colorido en el que igualmente se ven caballos, bueyes, carromatos y orquestas.




Los dos se pueden ver desde diferentes sitios, según su recorrido y a los niños les llama muchísimo la atención.

Para más información:
Einzug der Festwirte und der Brauereien
Trachten und Schützenzug

sábado, 17 de septiembre de 2011

Oktoberfest - Comprar un Dirndl o unos Lederhosen

Para ir bien equipado a la Fiesta de la Cerveza (como se le llama en España), a la Oktoberfest (como se le llama en el resto de Alemania) o a los Wiesn (como le llaman aquí, en Múnich) lo ideal es ir vestido con un traje regional (Tracht): Unos Lederhosen para los chicos y un Dirndl para las chicas.

 Lederhosen                            Dirndl       
Lo que pasa es que muchos padres no quieren gastarse la cantidad de dinero que cuestan dichos trajecitos, y con razón: Los precios oscilan entre 40€ y 80€ para los Lederhosen y entre 50€ y 90€ para los Dirndl, total, al final los van a lucir sólo en una Oktoberfest (considerando lo que crecen los chavalillos).

Pues yo os sugiero que sí, que llevéis a la fiesta a vuestros niños/as con sus Trachten, pero que los compréis a muy buen precio en tiendas de segunda mano. Sólo un par de consideraciones: Fijaos que estén en buen estado y que los precios sean de verdad de segunda mano - En la zona centro he visto Lederhosen super viejos y gastados a precios de Lederhosen nuevos - No os fiéis, callejead un poco y alejaos del centro, yo he llegado a verlos a 15€ ¡y en estupendas condiciones!.




lunes, 12 de septiembre de 2011

Curso de alemán con canguro - Deutsch lernen mit Kinderbetreuung

Septiembre es el mes de las determinaciones: "Este otoño aprendo a tocar la guitarra", "Después del verano empiezo a ir al gimnasio",... Son determinaciones muy frecuentes, pero la más común de todas es la determinación de aprender un idioma: "Yo este septiembre, me apunto sin falta a un curso de alemán".

Para todo el mundo que vive en un país extranjero, aprender o mejorar los conocimientos sobre el idioma local es fundamental para vivir. He conocido muchos casos de mujeres que, por una u otra razón, se ven viviendo en Alemania y siendo madres aquí con muy pocos conocimientos de alemán (a veces sin tener ni idea) y la vida se les hace muy cuesta arriba, obviamente.

Para estas mujeres que se atreven en septiembre con la super determinación de aprender el idioma de esta tierra, pero tienen hijos pequeños y casi nunca plazas de guardería (vuelvo a repetirme con el tema de las guarderías, sorry...) existe la posibilidad de asistir a clases de alemán como lengua extranjera (DaF - Deutsch als Fremdsprache) en centros que ofertan cursos especiales con canguros, que en una sala contigua cuidan a los niños mientras las madres asisten tranquilamente a clase. ¿No es guay? Yo lo encuentro genial, la verdad.

Aquí os dejo los enlaces a algunos centros que ofrecen este tipo de cursos en Múnich:
Si queréis leer más sobre la determinación a aprender alemán una vez que estáis viviendo aquí y desde un punto de vista muy positivo, leed este artículo de Lola Hernández: "Aprender alemán ¡es posible!"

domingo, 11 de septiembre de 2011

El zoo de Múnich - Tierpark Hellabrunn

A la vuelta de las vacaciones nos hemos quedado sorprendidos de lo caluroso y luminoso que está el tiempo por aquí. Así que en un día de verano como el de hoy, hemos creído obligatorio hacer una visita al zoo de Múnich, que con este sol debía estar espléndido. Y lo estaba.

Llegar al zoo es ya un paseo muy bonito si decidís ir en bicicleta o andando, porque está pegado a la orilla este del Isar al sur de la ciudad, así que se puede llegar muy bien paseando a lo largo del río hasta la zona de Flaucher.

Como la mayoría de los parques zoológicos, éste tiene leones, tigres, osos, canguros, elefantes, bisontes, orangutanes, rinocerontes, pelícanos... Pero lo que más me ha gustado es que tienen un acuario muy interesante y que una gran parte del zoo está dedicada a los animales domésticos. Así, hay muchos animales a los que está permitido acercarse, acariciar y hasta darles de comer. Los niños en esta sección alucinan: Podrían pasarse allí todo el tiempo sin molestarse en ver más.


Por otro lado hay dos pequeñas "grandes" razones por las que ir justo este año (en el que además se cumple el centenario de la apertura del parque), ya que en abril y en agosto pasados nacieron un bebé jirafa y un bebé elefante respectivamente, y que hoy son las mascotas más mimadas de todo el zoo.


La entrada al zoo no es barata (11€ para los adultos, aunque los niños, hasta los 4 años no pagan), así que os recomiendo comprar un bono de diez (Zehnerkarte), que cuesta 75€ y que podéis compartir con otras personas, además lo podéis utilizar también para ir al Deutsches Museum. Otra opción es comprar una entrada de 49€ que os permitirá visitar el zoo tantas veces como queráis durante un año (Jahreskarte).

Münchener Tierpark Hellabrunn
Tierparkstr. 30
81543 München
www.tierpark-hellabrunn.de