domingo, 30 de enero de 2011

Ayuda con la lactancia EN ESPAÑOL

En el Beratungsstelle für natürliche Geburt und Elternsein comienza a partir de marzo una serie de encuentros (9 en total) relacionados con la lactancia materna y dirigidos por la argentina, asesora de lactancia de la ONG internacional La Liga de la Leche, María-Isabel Grossmann.

Serán encuentros independientes (se puede asistir a uno, a dos, a varios, a todos...) sobre los que se tratarán temas relativos con la lactancia materna, pero también sobre la adaptación de la pareja a la llegada de un hijo, la introducción de sólidos en la dieta del bebé o el destete.

Recomiendo muy en serio la asistencia a estos encuentros a todas las mamás hispano-hablantes que estéis a punto de dar a luz o tengáis hijos en a los que seguís dando el pecho. La experiencia, tranquilidad y sabiduría de la Sra. Grossmann me gustaron muchísimo cuando la conocí y, si pudiera, ¡la tendría como asesora a lo largo de toda mi maternidad!

Las reuniones se celebrarán cada quince días a partir del 14 de marzo de 10:30 a 12:00 y el precio será de 2€. Tendrán lugar en el Café Netzwerk, en el patio interior del Beratungsstelle für natürliche Geburt und Elternsein, en la Häberlstrasse, 17.
Zentrum Häberlstrasse
Häberlstrasse, 17-Hof
80337 München

lunes, 24 de enero de 2011

A lo largo del Isar desde Schäftlarn

Aquí también ha vuelto el frío, normal por otra parte en enero, pero un domingo de sol brillante ha vuelto a invitar al paseo por el campo. Esta vez con el objetivo de comernos unas truchas exquisitas.

El paseo que hicimos este fin de semana es especialmente recomendable por lo llano del camino, por la belleza del paisaje y por la maravillosa posada en la que se puede parar a repostar.

Este camino no es circular como otros que hemos hecho. Es de ida y vuelta. Empezamos en el monasterio de Schäftlarn (Kloster Schäftlarn) y desde ahí, por la Klosterstrasse nos dirigimos en dirección al río hasta llegar a un puente. Lo cruzamos y dejamos la carretera continuar a la derecha para ir nosotros en dirección al norte a lo largo del canal del río Isar. A nuestra derecha todo el tiempo un bosque y a nuestra izquierda todo el tiempo el canal. Justo después de llegar a una histórica central hidroeléctrica, está la posada que decía: la Gasthaus zur Mühle -Un restaurante totalmente tradicional bávaro con una comida exquisita. Nosotros, grandes amantes de las truchas y después de un paseo a lo largo del río, nos comimos unas que estaban buenísimas - las hacen a la plancha o ahumadas (recomiendo cualquiera de las dos opciones).

Después, al atardecer, hicimos el camino de vuelta por la orilla contraria del canal.
Un paseo maravilloso, a nuestro hijo le encantó poder caminar tranquilamente por la nieve. No os lo perdáis.

 

viernes, 21 de enero de 2011

Comprar alimentos españoles

Muchos españoles que están aquí echan de menos poder comprar algunos productos para poder hacer comiditas españolas en casa y se vienen cargaditos cada vez que vuelven de España.
Yo antes también lo hacía, pero he descubierto Mitte Meer, una tienda bastante grande que vende productos alimenticios de España, Italia y Portugal.

Naturalmente muchos productos son más caros que en España, pero me consta que: el aceite de oliva, los vinos, los embutidos o los chocolates cuestan prácticamente lo mismo.
Como curiosidades interesantes para familias con niños deciros que venden: Necuco, Heno de Pravia, papillas españolas, Cola-Cao o turrones ¡Tienen hasta caldo concentrado Avecrem!
Mitte-Meer
Friedenstr. 12
81671 München

miércoles, 19 de enero de 2011

Pasar la tarde en Oberpollinger

Oberpollinger es el nombre de unos grandes almacenes que están en una de las calles más comerciales de Múnich, la Kaufingerstrasse. Yo personalmente odio a muerte los grandes almacenes: Me marean, me confunden y finalmente me alteran, prefiero mil veces ir de tiendecita en tiendecita, pero en este caso, no suelo ir a Oberpollinger a comprar (entre otras cosas porque es demasiado pijo para mí: nada más empezar por la la planta baja están Fendi, Burberry, Chanel...), yo lo que voy a hacer a Oberpollinger es pasar la tarde tomando café con mis amigas y nuestra trupe de niños/as.

En la última planta está el paraíso en el centro de Múnich para madres que no saben ya dónde meterse: El restaurante LeBuffet. Es el paraíso porque es tan grande que pueden plantarse allí perfectamente 15 madres con todos sus bártulos (incluídos carritos) y caben todas - y mucho más.

Si se quiere comer hay un grandisimo self-service con toda clase de cosas: carnes, pescados, pastas, ensaladas, postres, zumos... por el que además los niños corretean sin que a nadie realmente les importe si les da por ponerse a lanzar todas las manzanas de la sección de postres al suelo, como pude comprobar yo misma el otro día, mientras recogía fruta de rodillas. Si se quiere tomar café ponen unos Latte Macchiatto riquísimos que una misma se sirve en una máquina sin tener que andar esperando a un camarero. 

Tienen una terraza enorme para los días soleados (aunque en esos días nunca nos da por meternos en la última planta de unos grandes almacenes, claro), un montón de tronas buenas (Stokke Tripp Trapp) para darles a los niños de comer, merendar y si se encarta, hasta de cenar. Pero lo más entretenido de todo para los enanos es que hay una sala, no muy grande eso sí, con un tobogán-casita en la que pueden hacer el cafre sin límites: el otro día mi hijo disfrutó como nunca tirándose hasta cuarenta veces por el tobogán.
Oberpollinger München - Restaurant LeBuffet
Neuhauserstr. 18
80331 München
www.oberpollinger.de

martes, 18 de enero de 2011

Los alrededores de Aying

Teniendo en cuenta que estamos a mediados de enero, con los 15ºC que tuvimos el pasado domingo no tuvimos más remedio que salir a dar un paseo por el campo.

Esta vez nos fuimos en dirección sureste, hasta el pueblo de Aying, a una media hora en coche.
Aparcamos en la estación del S-Bahn y dimos un paseo circular de unas dos horas a partir de ahí.

Primero pudimos disfrutar del sol en un camino llano hacia el sur, alejándonos del pueblo, con los Alpes todo el tiempo al fondo, después subimos un poco para cruzar un bosque de cuento, y al final volvimos al pueblo donde cenamos unas buenas salchichas en un Biergarten, la tarde estaba tan buena que nos sentamos en la terraza. Y los peques pudieron jugar un poco por allí, ¡había hasta un tobogán!