lunes, 9 de mayo de 2011

Proceso de adaptación de un niño a una guardería alemana

Ahora que lo he vivido en primera persona sé muy bien ya de qué se trata.
De momento hay que tener en cuenta, que, como la mayoría de los niños no pisan una guardería en su primer año (o dos primeros años) de vida, pues cuando los llevan ya son muy conscientes de que mamá se va y se queda solo con unas cuidadoras desconocidas y el tema no les mola nada.

Resulta que el principio fundamental para la adaptación (Eingewöhnung)  es que el niño se acostumbre sin ningún tipo de trauma, sin gritos, ni lloros. De manera que la mayoría de las guarderías tienen una "sala para padres" porque el proceso de adaptación puede ser bastante largo.

Normalmente suele comenzar un día en el que tanto la madre (o el padre) como el hijo pasen juntos todo el tiempo en la guardería. Así tanto uno como otro conocen de primera mano el trabajo de las cuidadoras y cómo funciona la rutina de cada día. A partir de ahí la madre (o el padre) comenzará a irse a ratitos a la sala contigua para que el niño se quede solo con las cuidadoras y los otros niños. Empieza yéndose cinco minutos, luego quince, luego veinte, media hora, una hora... Dejando siempre el móvil encendido porque recibirá llamadas de las cuidadoras contándole cómo va la cosa: Si está inquieto, si se ha calmado, si se puede alargar o no el tiempo de espera antes de volver...
En las guarderías donde los niños también comen y duermen el proceso de quedarse a comer sin mamá (o papá) y luego el de quedarse a dormir viene después de que haya conseguido pasar unas horas con las cuidadoras y los otros niños y todo haya funcionado bien.

Las guarderías insisten en que es fundamental que la madre (o el padre) procure confiar totalmente en ellos y relajarse y evitar sufrir ansiedad al dejar al niño (es muy importante que se despida de él antes de irse, que le diga que se va, pero que va a volver) porque si no, le transmitirá esta ansiedad y el niño lo pasará muy mal.

En la "sala de padres" no se puede hacer mucho más que leer, escuchar música, relajarse, tomar un café, jugar con el móvil... En definitiva: Esperar. Por eso, cuando se inscribe a un niño en una guardería hay que tener en cuenta que no se podrá volver a trabajar por lo menos durante un mes (porque la adaptación suele durar entre tres y seis semanas).

16 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Sí, la verdad es que demuestra muchísima sensibilidad. A mí me encanta que sea así, porque además creo que la que necesita más la adaptación de los dos, ¡soy yo!
    De todas maneras hay que tener en cuenta que es un poco utópico hacer ésto en lugares donde tomarse seis semanas de vacaciones para adaptar a su niño a la guarde puede suponer una carcajada de tu jefe, un mobbing o hasta un despido... :-(

    ResponderEliminar
  4. Aquí en Madrid sí que suele haber un proceso de adaptación, en el que los primeros días se lleva al niño una hora, luego dos... y según vaya adaptándose pues se va ampliando.

    Nosotros estuvimos un mes y medio (al menos) en ese proceso.

    Claro que, como dices, las condiciones laborales de la gran mayoría de la gente no les permite ese proceso tan largo. Por eso la mayoría de la gente no se puede ni plantear un proceso que dure más de una semana o así, máximo.

    En cuanto al hermetismo, eso sí, parece que aquí dejar a los padres entrar "no se lleva". También conozco guarderías más abiertas, pero hay que buscarlas y no está fácil la cosa.

    ResponderEliminar
  5. No nos engañemos, no es magnífico, es otra medida para complicar aún más la conciliación de la vida familiar con la laboral.
    Magnífico seria tener la opción de hacerlo, desde el momento en que es algo impuesto pierde toda su magnificencia.

    Siento si mi tono suena a enfadada, pero es que lo estoy.

    ResponderEliminar
  6. Yo también tengo sentimientos encontrados en cuanto a este tema. Hace poco fuimos a informarnos a una guardería y nos dijeron que aquí el proceso también es como lo describes aunque dura dos semanas.
    Por un lado me acordé de lo duro que fue para mí mi primer día de cole (con 5 años porque no fui a la guarde). Todavía tengo imágenes de la llantina que me dio y el mal rato que me llevé. Por supuesto mi madre en su casa y yo sin verla hasta 5 horas después.
    Pero, por otra parte, también pienso qué haré cuando me toque llevar a mi chiqui porque , o la mando antes de yo incorporarme, o tengo que pedirme vacaciones.
    En fin, que no es fácil. De todas formas, es obligatorio? quiero decir, si tu hijo se adapta bien, tienes que seguir ese proceso igualmente?
    Muchos saludos desde la vecina Linz!

    ResponderEliminar
  7. A mí lo que me gusta es que no hay obligatoriedad de ningún tipo. Son sólo tendencias.
    Anónimo: Conozco varios casos en los que ni la madre ni el padre podían permitirse hacer el proceso de adaptación y el niño se adaptó igualmente. Lo que hay que dar es con una guardería donde las cuidadoras lo acepten, porque evidentemente requiere para ellas un trabajo extra.
    Mira todo lo que hay fuera: El proceso de adaptación dura lo que necesite el niño. El hijo de una amiga mía no lloró ni una sola vez y se adaptó en menos de una semana. Otros niños necesitan dos meses o más. El proceso dura lo que necesite el niño. Y en mi opinión ésa es la ventaja (para el niño, claro) ¿Por qué sufrir innecesariamente? hay gente que de adultos todavía se acuerdan de lo mal que lo pasaban cuando su mamá le dejaba en la guarde y se iba...

    ResponderEliminar
  8. Para mí tampoco es magnífico para nada... porque seamos sinceros, cuántos padres hacen ese proceso de adaptación si dura 6 semanas? Deben hacerlo las madres, como todo lo relacionado con los hijos en este país... si eres madre trabajadora es horrible el proceso de adaptación... de todas formas, las propias madres, muchas de ellas, lo hacen más difícil todavía montando escenas más propias de sus hijos que de personas de su edad...
    Tienes razón, en cuanto mayor sea más difícil es el proceso de adaptación, si ha empezado ya con 6 meses o antes de los 9 meses diría yo es muy fácil, en mi caso el proceso de adaptación fue de dos días y no tuve que estar ni todo el día ni nada...

    ResponderEliminar
  9. El sistema de adaptación que se describe es el sueño de cualquier educador que lo que pretende que, la escuela no sea una ruptura con el mundo familiar, el único que hasta el momento le ha producido al bebé seguridad y confianza y el único que conoce desde el punto de vista anímico (emociones y sentimientos).
    La entrada en una escuela debe ser durísimo para un bebé, (sentimiento de abandono, miedo, inseguridad,.....) y todo ello sin poder racionalizar nada y sin poder preguntar el ¿por qué de todo ello.
    El hacer una adaptación larga, tal vez esta sea demasiado supone que la escuela y la familia formen poco a poco un todo ante el niño (la percepción y el conocimiento de los bebés es globalizado, sin disecciones), que el bebé conozca y establezca lazos afectivos con la persona que va a estar con él y al contrario, que las familias puedan conocer y juzgar el lugar, las instalaciones, el mobiliario, la confortabilidad, los horarios que se establecen, los alimentos, y sobre todo, el trato con niños y con adultos, (mucho más importante que todas las actividades que se le puedan prooponer).
    Por otro lado, las familias deberían estar encantadas de que la escuela (que es un lugar de trabajo) esté abierta a la crítica de los Clientes y con esto me refiero, que muy seguros se deben de sentir de su profesionalidad cuando permiten una "intrusión" semejante. ¿que trabajador o institución permite algo parecido? ¿no erá que se piensa más en el niño que en otra cosa?
    Estoy deacuerdo que las imposiciones no son buenas, que es mejor las recomendaciones bien argumentadas, pero si te das cuenta, la mayor parte de la gente siempre piensa que en su trabajo no se lo pueden permitir, que según están las cosas ni pensarlo, que que se creen para exigir tanto, y al final no se piensa en el bienestar de los niños sino de los jefes, pues son nuestros bebés los que pagan el pato de este mundo que piensa muy poco en los desvalidos y en la importancia de las relaciones humanas y del conceder un tiempo precioso a lo verdaderamente importante. Bueno esta es mi opinión.

    ResponderEliminar
  10. Creo que, si lo vemos bien, esta adaptación es necesaria, como es necesario para los adultos adaptarse poco a poco a las situaciones nuevas.
    ¿Te imaginas conociendo a una persona hoy, y yéndote a vivir con ella al día siguiente, sin saber cómo es, cómo es el lugar donde vas a vivir, qué hace, cómo es su familia, etc.? Sería algo muy difícil de aceptar. Y cuánto más difícil puede ser entonces para un niño pequeño que sus padres lo dejen solo en una guardería desconocida, con gente desconocida, de un día para otro?
    Tal vez este sistema de adaptación no sea el más adecuado, tal vez sea mejorable, pero no cabe duda que es mejor que el nuestro. En nuestro país llevas al niño un día cualquiera y lo dejas ahí, sin más. No hay otra opción. Y padres y niños se lo tienen que aguantar así.

    ResponderEliminar
  11. Hola buenas noches
    Estoy encantada con tu blog!! Creo que es una ayuda invaluable toda la información que nos aportas.
    Me voy a vivir a Alemania en 2 meses y estoy un poco aterrorizada con respecto a la educación de mi baby (tiene 4 meses ahora). Veo que las guarderías son apartir de los 3 años; pero es posible ir a la guardería algunas horitas para que los niños se habituen al idioma? ME preocupa pensar que mi niño en casa hable español y luego se encuentre con el shock de la guardería en alemán a los 3 años!!!
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  12. Hola Merlyx, gracias por tus apreciaciones.
    En cuanto a lo de las guarderías, no es cierto que los niños tengan que empezar con tres años, eso es en los Kindergarten/centros de preescolar (de 3 a 6 años), existen también los Kinderkrippen/guarderías (de 0 a 3 años, aunque es verdad que conozco a muuuy pocos niños que entren con menos de un año, año y medio).
    Yo te recomendaría desde ya entrar en contacto con las Kinderkrippen (en mi blog hay varias listas, públicas, privadas, bilingües -todas en Múnich) y solicitarles una plaza, aunque también estaría preparada para frustarme si no encuentro sitio a la primera, no hay muchas plazas.
    ¡Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias.
      Estoy en ello gracias a la información de tu blog.

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Me gustaría saber si alguien conoce alguna guardería en Valencia que aplique este método.

    ResponderEliminar
  14. Soy psicóloga, no conocía el método, pero era lo que me hubiera gustado pedir al ir a la guardería. Muchas personas te miran con cara de bicho raro por no querer dejar a tu hijo de un día para otro y preocuparte por si se sentirá abandonado. Me hacen sentir rara y sobreprotectora cuando creo que es el mínimo que se puede pensar a la hora de dejar a tu hijo al cuidado de otro.
    Me encanta este método creo que es lo que más natural se puede hacer para dejar a tu bebé. Creo facilita las cosas para el estado emocional de la madre y la estabilidad y seguridad del bebé. Pero no vivo en Alemania, me gustaría saber si alguien conoce en Valencia, España alguna guardería donde se realice. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, yo lo veo fantástico, a veces parece hasta exagerado pero en mi oponión es la manera más amorosa de que tu hijo empiece una vida aparte de ti, con rutinas que no te incluyen y personas que no son tú. ¿Qué mejor manera de que se sienta seguro y también te sientas tú así con ese gran cambio? A mí, perosnalmente, es una de las cosas que más me gustan de criar a mis hijos aquí

      Eliminar