miércoles, 19 de enero de 2011

Pasar la tarde en Oberpollinger

Oberpollinger es el nombre de unos grandes almacenes que están en una de las calles más comerciales de Múnich, la Kaufingerstrasse. Yo personalmente odio a muerte los grandes almacenes: Me marean, me confunden y finalmente me alteran, prefiero mil veces ir de tiendecita en tiendecita, pero en este caso, no suelo ir a Oberpollinger a comprar (entre otras cosas porque es demasiado pijo para mí: nada más empezar por la la planta baja están Fendi, Burberry, Chanel...), yo lo que voy a hacer a Oberpollinger es pasar la tarde tomando café con mis amigas y nuestra trupe de niños/as.

En la última planta está el paraíso en el centro de Múnich para madres que no saben ya dónde meterse: El restaurante LeBuffet. Es el paraíso porque es tan grande que pueden plantarse allí perfectamente 15 madres con todos sus bártulos (incluídos carritos) y caben todas - y mucho más.

Si se quiere comer hay un grandisimo self-service con toda clase de cosas: carnes, pescados, pastas, ensaladas, postres, zumos... por el que además los niños corretean sin que a nadie realmente les importe si les da por ponerse a lanzar todas las manzanas de la sección de postres al suelo, como pude comprobar yo misma el otro día, mientras recogía fruta de rodillas. Si se quiere tomar café ponen unos Latte Macchiatto riquísimos que una misma se sirve en una máquina sin tener que andar esperando a un camarero. 

Tienen una terraza enorme para los días soleados (aunque en esos días nunca nos da por meternos en la última planta de unos grandes almacenes, claro), un montón de tronas buenas (Stokke Tripp Trapp) para darles a los niños de comer, merendar y si se encarta, hasta de cenar. Pero lo más entretenido de todo para los enanos es que hay una sala, no muy grande eso sí, con un tobogán-casita en la que pueden hacer el cafre sin límites: el otro día mi hijo disfrutó como nunca tirándose hasta cuarenta veces por el tobogán.
Oberpollinger München - Restaurant LeBuffet
Neuhauserstr. 18
80331 München
www.oberpollinger.de

3 comentarios:

  1. Gracias por traspasarnos tus conocimientos... Me encantó veros ;-) Besotes. Merche.

    ResponderEliminar
  2. siguiendo tu consejo ayer nos pasamos por la última planta del Oberpollinger, nos gusto mucho a los tres!. Sobre todo el hecho de que te puedes mover sin problemas con el carrito grande de la niña (el de la bici), cosa impensable en cualquier otro restaurante/cafetería del centro.
    A ver cuando nos volvemos a ver!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Ey! Ya estáis de vuelta? Tenemos que haver una piscinita o algo, llámanos
    (y hazte seguidor "papaenmunich"....)

    ResponderEliminar