miércoles, 27 de octubre de 2010

La leche

En Alemania el tema de la leche que hay que darle a los niños (una vez se ha dejado de amamantar, se entiende) es, nunca mejor dicho: La Leche.
Hay toda clase de opiniones sobre la leche, qué leche es la mejor, cuál se recomienda, cuál es malísima... ufff...
En nuestro caso, una vez que dejé de dar el pecho, mi hijo tomó durante un breve plazo de tiempo leches de continuación (Folgemilch) y luego empezamos a probar con otras leches. Ahora toma de todo: leche de vaca entera, leche de cabra, leche de soja y leche de almendras. ¿Quién da más?

La leche de vaca tiene una prensa malísima: Los partidarios de las tendencias más bio dicen de ella que es mejor evitarla en la infancia: al parecer, sus proteínas están relacionadas con la diabetes, hay mucha gente que no tolera el azúcar de la leche (la lactosa), se critica también el contenido graso de esta leche así como los contaminantes (pesticidas) que pueda llevar, pero... A nosotros nos gusta la leche de vaca y la consumimos. Pero procuramos comprar leche del día (sin pasteurizar) y procedente de granjas ecológicas (por evitar lo de los pesticidas y los medicamentos).

También compramos leche de cabra. Parece ser que la leche de cabra contiene más proteínas de buena calidad y mayores cantidades de calcio. Tradicionalmente se daba leche de cabra a los niños que no toleraban la de vaca, pero en Alemania está muy de moda darla a los niños (sobre todo en el mundo bio). Nosotros la compramos porque nos gusta su sabor fuerte, y porque queremos que nuestro hijo la disfrute también.

La leche de soja es una popular alternativa vegetal a las leches típicas. Tiene un sabor muy agradable y muchas propiedades como su contenido en lecticina, que protege el sistema vascular o en isoflavomas, que parece que protege a las mujeres del cancer de mama. Sin embargo algunos detractores relacionan directamente los cultivos masivos de soja en Brasil con la destrucción de vastas extensiones de la Selva Amazónica. Por eso: hay que procurar comprarla de cultivo ecológico.

Otra alternativa vegetal a la leche de vaca es la leche de almendras, que tiene propiedades similares a la leche de soja, además de un destacable contenido en potasio y grandes cualidades digestivas, por eso es muy recomendable especialmente para problemas gástricos. El único problema es que ésta última es muy difícil de conseguir aquí. Ni siquiera en las tiendas bio. La que tenemos nosotros en casa la hemos traído de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada