lunes, 25 de julio de 2016

Yo vengo a hablar de mi libro :-)

Como sabéis, en junio publiqué el libro en el que he estado trabajando estos dos últimos años: "Munich with children" dedicados a padres internacionales que vivan o visiten Múnich.


Además de estar a la venta en mi tienda online, donde de regalo os lleváis un acceso a una capa de Google Maps con todos los lugares que se recomiendan en el libro, desde que lo publiqué, se han interesado por él varias tiendas en Múnich:

La tienda del Münchner Stadtmuseum, Servus Heimat (St-Jakbosplatz 1 - 80331 München)
Alpenkind (Oberanger 42 - 80331 München)
Miramu (Gietlstr. 21 (Giesing) - 80337 München)
Isargold (Häberlstrasse 15A - 80337 München)
Geobuch (Rosental 6 (junto a Viktualienmarkt) - 80331 München)

Y algunos blogs en los que me han entrevistado. Si os apetece leer las entrevistas y saber un poco más sobre este proyecto:

Para ver cómo es el libro por dentro:
Para adquirlo (¡sólo cuesta 14,90, gastos de envío incluidos!)

martes, 5 de julio de 2016

Nueva edición de los seminarios para padres y madres de habla hispana "Eltern-Aktiv Gruppe" ¡apuntaos!

Un año más, el Verband bi-nationaler Familien, en colaboración con Refugio München, organiza los seminarios para madres y padres de habla hispana: "Eltern-Aktiv Gruppe": 12 sesiones para madres y padres que se realizan en español, que son totalmente gratuitos y que funcionan como "escuela de padres", talleres dirigidos por la psicóloga experta en trabajo con familias bi-nacionales Patricia Vollmer.

Estos talleres suponen una ayuda inmensa para los padres o las madres que asisten, en las doce sesiones, hay tiempo para tratar muchísimos temas de interés, desde la integración hasta la educación positiva, la relación con los hijos, o incluso entre la pareja, el sistema educativo o sanitario en Alemania, y para plantear todo tipo de dudas, y siempre, en español y desde un punto de vista bi-cultural.

Las sesiones comienzan el 19 de septiembre de 2016 y se realizan semanalmente (excepto en vacaciones escolares), los lunes, de 10:00 a 12:00 en la Rosenheimer Str. 38.

Además, ponen a disposición de los participantes, un servicio de canguro que se encarga de estar con los más pequeños en una sala contigua, para el caso de que lo necesiten.

El único impedimento es que las plazas son limitadas, y como este curso ya cuenta con mucho prestigio y la participación en él es gratuita, las plazas uelen cubrirse muy pronto. Lo mejor es apuntarse lo antes posible.
La fecha límite de inscripción es el 14 de septiembre de 2016 y esta se realiza enviando un email a: muenchen@verband-binationaler.de o llamando al 089/53 14 14 los lunes, miércoles o viernes de 10:00 a 12:00.


 

domingo, 3 de julio de 2016

Beeren Cafés, por Mamá de Luceros


Como Mamá en Múnich contó hace un par de años, una de las actividades primaverales más originales de Múnich es ir a recoger fresas con los niños. A partir de este plan tan ideal, han creado los denominados BeerenCafés, que abren de finales de abril a mediados de septiembre. 

La empresa familiar que los gestiona, Hofreiter, ha abierto tres cafés en las afueras de Múnich: en Feldmoching, Johanneskirchen y Lochhausen. Aunque nosotros solo hemos estado en este último, creo que los otros dos son bastante parecidos.

En los BeerenCafés hay campos en los que se pueden recoger fresas, frambuesas, arándanos y otras frutas del bosque según la época. Cuando acabas de recoger las bayas, te las pesan y las cobran.

Pero la oferta es mucho más amplia; de ahí que sean un sitio estupendo para pasar unas horas muy entretenidas con toda la familia al aire libre.


En el café de Lochhausen hay:

Café

Allí se puede adquirir todo tipo de productos hechos con fresas (copa de fresas, tartas, batidos, magdalenas, etc.), bebidas, etc. Además de la clásica merienda, también se puede desayunar (hasta las 12 del mediodía), almorzar o cenar pues la carta es bastante extensa.

Laberinto de balas de paja

Es un juego genial: los niños corretean por encima o entre las balas de paja. El otro día vi lo que habían crecido mis luceros: el año pasado tenía que cogerlos de la mano y este año saltaban solos de una bala de paja a otra con mucha soltura.

Fuente con agua para jugar

Ya sabéis lo bien que se lo pasan los niños jugando con el agua, llenando y vaciando recipientes, haciendo presas, etc.

Mini-zoo

Con cabras para darles de comer. También hay gallinas y conejos.

Circuito de bobby-cars

Hay bastantes cochecitos; a los críos más pequeños les encanta dar vueltas por el circuito.

Área de juegos

Esta zona la han ampliado con respecto al año pasado: ahora hay una casita, distintos tipos de columpios, un tobogán con túnel y un arenero.

Fuegos de campamento para asar pan

En el café venden unos palos con masa de pan enrollada que se pueden asar en el fuego.

Laberinto de maíz

Aquí se paga una entrada aparte y, según indican en la página web (nosotros no estuvimos), hay que contestar una serie de preguntas para obtener los sellitos.



Recomendaciones:

Los BeerenCafés tienen una gran acogida entre las familias muniquenses y se llenan bastante cuando hace buen tiempo. Aunque es mejor evitar las horas punta, nosotros no hemos tenido problemas para encontrar sitio porque el de Lochhausen, al menos, es bastante grande. 

Más información:

lunes, 13 de junio de 2016

El libro de Mamá en Múnich: "Munich with children"

Bueno, pues después de muchísimo trabajo de recopilar, organizar, redactar, corregir, montar, editar información.... y una increíble cantidad de ayuda de muchas personas, he publicado por fin el libro Munich with children.

Una caja de ideas de cosas que hacer Múnich con niños, tanto para si estáis viviendo aquí, como si venís de visita: rutas para que incluyen cosas que ver pero también parques y restaurantes adecuados; visitas imprescindibles y museos; sitios donde comer con menús infantiles, tronas o cambiadores; parques, tanto al aire libre como cerrados, espectáculos; excursiones de un día y parques temáticos; tiendas y un montón de ideas para hacer en cada estación del año.

Aquí os dejo una muestra del contenido. Espero que os guste.


http://shop.mariapiulestan.com

domingo, 29 de mayo de 2016

Biergarten Waldwirtschaft. Por Mamá de Luceros

Uno de mis biergarten preferidos es la Waldwirtschaft, apodado la WaWi por los muniquenses. Como su nombre indica, está rodeado de bosque, por lo que es un entorno ideal para desconectar del mundanal ruido y pasar un rato agradable con la familia a la sombra de los castaños.

Nosotros solemos sentarnos cerca de la zona de columpios, que está vallada. Allí mis luceros escalan, se tiran por el tobogán y se lo pasan en grande jugando con la arena y haciendo riquísimos “pasteles y helados” de este versátil material (siempre nos llevamos una bolsa con todo tipo de utensilios para jugar con la arena). Asimismo, hay otras atracciones de pago: cuatro camas elásticas, barcazas y un mini-golf.

Además de la comida y la bebida típica de estos establecimientos, hay un puesto de crêpes y otro de pescado. Como en el resto de los biergarten tradicionales, os podéis llevar la comida y adquirir allí solo la bebida.

Si el tiempo no acompaña mucho, podéis entrar en el restaurante —muy acogedor, de madera— o sentaros en la terraza, que está cubierta con un toldo impermeable que extienden cuando caen los chaparrones de verano.

Lo más original de este biergarten es que los fines de semana tocan bandas de jazz en directo. Es muy agradable charlar con el jazz como música de fondo. Y los niños se lo pasan en grande viendo a los músicos tocando sus instrumentos en vivo en directo, y bailando y correteando alrededor del escenario. 

La WaWi está en el sur del Múnich. Se puede llegar en bicicleta por el Isar, en S-Bahn (la parada Isartalbahnhof-Großhesselohe está a unos 10-15 minutos a pie) o en coche.

waldwirtschaft.de

miércoles, 18 de mayo de 2016

Aceite de oliva, del bueno, del muy bueno, en Múnich

Hace un par de semanas tuve el placer de conocer a una pareja de andaluces que llevan bastantes años viviendo y criando a sus tres niñas aquí en Múnich, pero haciendo lo posible porque no crezcan sintiéndose alejadas de sus raíces. Vamos, que me sentí muy identificada con ellos.

Además de llevar su vida adelante con los coles, los trabajos, la vida social y todo lo demás, se dedican a importar aceite de oliva del bueno. Y cuando digo bueno, en serio que sé a qué me refiero. Y sé que los españoles que me estéis leyendo lo sabéis también, por algo le llamamos "el oro líquido" y es el ingrediente más básico de nuestra gastronomía.

Acercar nuestras raíces y nuestra cultura a los hijos que tenemos aquí, no es sólo hablarles en español o ponerles música española. Para mí es fundamental que en casa se coman gazpachos, croquetas, cocidos, pucheros, tortillas de patatas, y a mis hijos les encante el pan con aceite en las tostadas por las mañanas. Vamos, es que cuando me piden pan con aceite para desayunar, pienso para mis adentros: "¡Ole! ¡Matrícula de honor en maternidad española expatriada! ;-)

Pero... tampoco es que sea tan fácil encontrar un aceite de oliva español del bueno, ¿verdad? Sí, vale que en los supermercados se encuentran (una de cada diez marcas expuestas es española, las otras son italianas), pero son esas ridículas botellitas de 75cl que a ver qué hago yo con eso en mi casa, ¡si en mi casa lo que necesitamos son garrafas de 5 litros!

Pues en esas me encontraba cuando conocí a esta pareja, que, como digo, importa Aceite de Oliva Virgen Extra de la variedad picual, que tiene un sabor exquisito y que en casa nos ha encantado. El aceite se produce artesanalmente en el paraíso español del aceite: la provincia de Jaén y proviene de olivos centenarios de la familia directa de esta pareja.

Ellos se llaman Carmen y Ángel y os dejo aquí su contacto (Teléfono: 017660007881) por si os apetece probar el aceite que importan. Lo venden en botellas de 0,2l, para probarlo, de 0,5l, para regalarlo, o en garrafas de 5l, para consumirlo de verdad :-)


sábado, 14 de mayo de 2016

Educar el paladar con sabores bávaros: Hagebutte, Hollunder, Waldmeister, Rhubarb

El paladar es una cosa totalmente cultural ¿no? En unos países los niños toman ajo en las comidas desde pequeños y de mayores no pueden vivir sin él. En otros es cúrcuma, en otras partes es cilantro...

Los niños de familias binacionales (ojo: también los hijos de familias gourmets ;-) ) tienen la suerte de estar expuestos a una mayor cantidad de sabores, los que vienen de la familia, de donde quiera que ésta venga, y los del sitio donde viven.

Uno de los sabores más característicos, aunque extraño al principio, pero casi adictivo una vez que lo pruebas, es el de la solución alcalina que es la base de los Brezen: Lauge.

Pero aquí te encuentras otros sabores que no conocías, o que casi no habías probado antes.
Muchos de ellos, además, se encuentran en alimentos que les gustan a los niños.
Igual, para algunos de vosotros estos sabores ya eran familiares antes de venir a Alemania, pero yo, la mayoría no sabía ni que existían antes de vivir aquí.

Por ejemplo Hagebutte. Hagebutte es escaramujo, también llamado rosa mosqueta. Yo antes sólo lo había visto en forma de aceite esencial con propiedades estupendas para la piel. Pero aquí la infusión del fruto de la rosa mosqueta, o Hagebuttentee se consume bastante. Se encuentra en cualquier supermercado y es una infusión que les suelen dar a los niños (en nuestra casa, Kindertee es simplemente Hagebuttentee). Además de tener propiedades como las vitamina C, D, A y K, tiene un sabor muy agradable.

Otro sabor diferente a los que estamos acostumbrados el el de Rhabarb, el ruibarbo, un vegetal pariente del apio con un cierto sabor ácido. Vale que no es tan raro, pero aquí es un producto de temporada que se consume mucho, precisamente para hacer tartas, compotas y mermeladas. También toman mucho el Rhabarberschorle, un refresco natural que mezcla zumo de ruibarbo con agua con gas.

También está el Waldmeister, la rubilla, también llamada asperilla. Una planta de florecitas blancas, que da unos frutos redonditos cubiertos con púas. Es uno de los sabores que se encuentran en muchas heladerías. Sí, sí... ese de color verde clarito. También es uno de los sabores que ves en el súper, en la sección de gelatinas: están la gelatina de fresa, la de limón, y la de rubilla, de color verde.
    

Y por último el Holunder, el sauco, ese arbusto que justo florece en esta época, a principios de verano y le da a los jardines ese dulce olor tan característico y ese aspecto tan bonito con sus ramilletes de flores blancas, que bañadas en masa de tortitas y pueden comerse fritas. También se encuentran en zumo, y por tanto se toma mucho mezclado con agua con gas, como Holunderschorle.